El emprendedor que vio desaparecer su negocio a causa del Covid-19 y ahora impulsa mipymes locales

La red ya suma 15 empresas con más de 150 productos. Foto: Especial

En el 2010 Diego Anaya abrió su empresa de catering enfocada en dar servicio de alimentos a las empresas, pero a raíz de la pandemia de Covid-19, a finales de febrero los consorcios de oficinas comenzaron a cancelar contratos y en marzo se dejó de dar servicio, esto llevó a la pequeña compañía a quedarse sin clientes y en la incertidumbre de cómo sobrevivir.

“Nuestros clientes principales eran oficinas y debido a que la gente dejó de ir al trabajo por el tema de seguridad y prevención del Covid-19, el modelo de negocio desapareció en la segunda semana de marzo”, comenta Diego, creador de Qsin Gourmet.

Luego de esto, Diego buscó distintos proyectos para poder mantener el sustento de las 52 familias que dependen de Qsin Gourmet.

Entre las iniciativas estaba ofrecer despensas, alimentos a comedores y venta de alimentos en presentaciones de kilo y medio kilo a domicilio, la que resultó es la venta de comida a domicilio.

“Para nosotros hubieron dos premisas importantes de donde atacar: el usar la estructura de la empresa para darle mayor seguridad, formalidad y comodidad al cliente y crear un call center de WhatsApp Business”.

Por medio de la app se hacían pedidos de platillos de comida, para entregar al día siguiente y atrás había un equipo destinado a responder los mensajes de la aplicación y gestionar horarios de entrega. El servicio llega a la Ciudad de México y zona Metropolitana.

Esta dinámica, dice Diego, evitó despedir empleados y sumar más negocios locales al crear una sociedad con 15 negocios de zonas cercanas para ofrecer una experiencia única en servicios de alimentos, cosméticos naturales, desinfectantes, joyería, kits para que los más pequeños puedan aprender desde casa y panadería gourmet para apoyar el comercio local.

Se empezó ofreciendo el servicio a amigos y de recomendación en recomendación, después las mismas marcas ofrecían los productos de los demás negocios. Para ello, a los clientes se les preguntaba si querían recibir información de más negocios, negocios locales y si la respuesta era aprobatoria, se les mandaba el catálogo de estas compañías que ofrecían productos como jabón, queso, joyería, productos libre de gluten, bebidas gasificadas bajas en azúcar, sanitizantes, entre otros.

Con estas mipymes se comparte el call center de Whats App Business y la red de distribución de Qsin Gourmet, que ocupaba sus camionetas de cáterin para llevar los productos hasta la puerta de la casa de los consumidores. Hoy, la red ya suma 15 empresas con más de 150 productos.

El call center tiene un tiempo de respuesta menor de siete minutos y el servicio se da de 10 de la mañana a 9 de la noche, de lunes a domingo. “El primer paso es que ellos no nos estén esperando, el siguiente es que nos permitan recomendarles productos y cuando se cierra la venta se piden especificaciones de entrega”.

En la postventa se pregunta la experiencia que tiene el cliente con cada aliando, para esto dos días después se manda un mensaje preguntando ¿qué tal estuvo la experiencia?, ¿si el producto era lo que se esperaba y su calidad?

“Al ser una instruía de actividad esencial tuvimos la oportunidad de seguir trabajando. Diseñamos protocolos de sanitización para la entrega, empaque y recepción de dinero”, finaliza Diego.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario