El emprendedor que pasó de imprimir prótesis en 3D a crear hisopos para detectar el Covid-19

Francisco Valencia, cofundador de Prothesia. Foto: Especial

Si algo han mostrado los negocios mexicanos durante la pandemia de Covid-19 es resiliencia, ya sea que incorporen nuevos productos a su cartera, ingresen al e-commerce o cambien su modelo de negocio.

Ejemplo de ello es Francisco Valencia, quien adaptó su empresa de fabricación de férulas y prótesis en 3D a la creación de dispositivos de Covid-19 como caretas, válvulas para ventilador e hisopos.

En entrevista con El Economista, Francisco comentó que aunque Prothesia ya buscaba la forma de ser completamente digital y vender el software para que cualquiera pueda imprimir en 3D, la pandemia aceleró el proceso.

“Tuvimos que cambiar la mentalidad y adaptarnos”, dice el cofundador de la empresa creada en 2017 y que en 2018 fue reconocida con el Premio everis. 

Dispositivos Covid-19

Cuando la pandemia llegó, la empresa comenzó a fabricar dispositivos para Covid-19 como válvulas para los ventiladores y para modular la oxigenación de los pacientes y conectar a dos o más pacientes.

En febrero del 2020 se comenzaron a fabricar caretas de grado médico en impresión 3D que se repartieron a la comunidad médica gracias a donativos. Asimismo, en mayo del año pasado empezaron, en colaboración con Northwell Health de NY el diseño de hisopos para pruebas de Covid-19 y se realizó un pilotaje de automuestreo con el Cinvestav,

El hisopo tiene una geometría en la cabeza que permite tomar mayor muestra, sin necesidad de ingresarlo hasta el fondo de la nariz, pues el hisopo mide solo dos centímetros y como toma mayor cantidad de muestra, el resultado es más preciso.

El dispositivo ya cuenta con patente de la oficina de patentes de Estados Unidos y está en espera de la aprobación de la Cofepris. Además, ha sido probado en instituciones privadas y de gobierno en México.

Ahora Francisco busca ir más allá y aumentar las pruebas de Covid-19, por lo cual trabaja para lanzar un kit de muestreo de PCR casero, que llegue en 30 minutos directamente a casa y permita obtener el resultado en un periodo de 24 a 48 horas. “Es tan fácil como si un niño se picara la nariz”.  

Sin embargo, para que el resultado se obtenga en casa, el kit requiere de un aparato que es costoso y para eso se necesita inversión, lo que puede llevar a un plan B: que un mensajero pase por la prueba y en14 horas entregar el resultado por mensaje o correo electrónico.

Durante la contingencia Prothesia cerró negocios internacionales y consolidó la empresa en el extranjero.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario