Electrobike crece dentro y fuera de México

Foto EE: Natalia Gaia

Electrobike, la empresa que dirige Eduardo Cymerman, vive un buen momento de expansión. Recién estrenó sucursales en Chihuahua y Querétaro y este mes se sumará la de San Miguel Allende. Antes de que concluya el año abrirá también la de Mérida, para cerrar el 2016 con 26 unidades bajo el modelo de franquicia.

En Estados Unidos, los negocios también le sonríen a Cymerman. Además de las dos agencias de Los Ángeles, abrió dos más en Houston y Atlanta y planea cerrar este año con cinco unidades. La empresa mexicana también dirigió sus baterías de litio hacia Ecuador, donde abrirán su primera franquicia en la última semana de octubre, y hay interés de expandirse a Panamá y Colombia el próximo año, señaló el CEO de la compañía en entrevista.

Y, aunque aún no pedalea en Europa, la empresa de sustentabilidad no pasa desapercibida. Diferentes blogs especializados hablan sobre su modelo plegable Air 33 Super Early Bird, que incluye computadora LCD, batería de tres horas de duración y que pesa 15 kilos, con el que lanzó una campaña de crowdfunding en Kickstarter y que ya ha superado los 75,000 dólares fijados como meta, ocho días antes de que venza el plazo de la colecta.

A Cymerman, un experto en financiamiento bancario, no se le escapa que el crecimiento viene empujado por la coyuntura. En México, todos los astros de alinearon a favor de la movilidad sustentable, ante los graves problemas de contaminación y tráfico que hacen que cada día se pierdan 3.3 millones de horas-hombre. En este escenario, la bicicleta tiene un rol protagónico.

La contingencia ambiental en la ciudad de México, que se extendió por 86 días y que restringió severamente el uso del automóvil, empujó las ventas de Electrobike en 60% en el primer semestre del 2016. La empresa, indica Cymerman registró un crecimiento anual de 100% entre 2013 -año de su fundación- y 2015.

A pesar del buen momento, hay planes que se han postergado. Electrobike tenía proyectado abrir su planta de producción en Toluca, pero “ha sido un proyecto complicado, seguimos con la intención y estamos esperando que a principios del 2018 se pueda materializar”.

Con la que sí han dado pasos es con la planta de ensamble de baterías -que hasta ahora importan de China- y que abrirá en León. “Ya hemos iniciados esta nueva empresa, se llama Enerbin, va a surtir a México y Estados Unidos. Ya está constituida, solo falta echar a andar, abrirá a finales del año”.

Electrobike, recuerda Cymerman, inició operaciones hace tres años con tres empleados y hoy genera más de 100 directos, incluyendo los de la nueva planta de baterías. “Y si consideramos las franquicias y a Estados Unidos y Canadá, estamos llegando a los 200 empleos generados”, estima el empresario.

Amarrar oportunidades

En términos de industria, la de las bicicletas no ha tenido mucho auge. Datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Bicicletas (Anafabi) indican que entre 2004 y 2014 las ventas de ese sector cayeron 50% y en 2015 cerraron al menos tres compañías en México.

Ese año se comercializaron 1.5 millones de bicicletas, por un monto de 1,500 millones de pesos. Según Euromonitor, 17.7% de los hogares mexicanos tenían una bicicleta en 2014 y la expectativa hacia el 2019 es que la penetración subiera a 19.40 por ciento.

La estrategia de Electrobike ha sido la diversificación. Además de las ventas en retail, a través de sus franquicias, la empresa ha colocado entre 600 y 700 unidades en delegaciones de la ciudad de México y algunos municipios, así como en la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, explica Cymerman.
También han colocado sus bicicletas híbridas como medio de entregas a domicilio entre restaurantes y farmacias, y para el sector turístico en hoteles.

Cymerman indica que están en proceso de patente de sus estaciones automatizadas híbridas. “Aunque la ciudad de México está muy casada con Ecobici -el programa público de movilidad mediante bicicletas del gobierno capitalino- todavía hay mucho mercado aquí, pero también en otras ciudades que ya comienzan a tener problemas víales y que no han implementado un sistema de bicicleta pública, es ahí donde vemos un nicho muy interesante”.

En cuanto a innovación, el empresario indica que la tendencia es hacia las bicis que integran la batería en el cuadro y que pesan entre 15 y 25 kilos, además de la regeneración mediante el pedaleo y el frenado.

Los precios de las bicicletas de Electrobike van desde los 11,900 pesos hasta las más caras de 35,900 pesos, con planes de financiamiento de pagos semanales. La batería rinde hasta 40 kilómetros y tiene cuatro años de vida útil. Alcanzan una velocidad de 45 kilómetros por hora.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.