Doctoralia, el puente entre médico y paciente

Frederic Llordachs (izq), Albert Armengol (de pie) y David Díaz, fundadores de Doctoralia. Foto: Cortesía

Uno “dolor de cabeza” recurrente en muchas personas es encontrar a un médico especialista que se ajuste a sus necesidades y, cuando lo encuentran, el siguiente reto es conseguir una cita. La situación empeora si se trata de una emergencia. La buena noticia es que las tecnologías de la información y comunicación (TIC) siguen derrumbando barreras y presentando soluciones, una de ellas es Doctoralia.

Creada hace ocho años en España por Frederic Llordachs, Albert Armengol y David Díaz, Doctoralia conecta a usuarios de 20 países con 125,000 profesionales del sector salud: médicos, terapeutas, psicólogos, dermatólogos, entre otros. La plataforma asiste al médico agilizando, vía Internet, las citas de los pacientes que desean consultarlo; para el usuario al ventaja es contar con un amplio abanico de galenos, tener referencias sobre su especialidad y la calidad del servicio que ofrece, su disponibilidad y los precios que cobra.

“El paciente nunca paga; los médicos, por tener acceso a determinadas herramientas, son quienes nos pagan”, explica Frederic Llordachs, responsable de Desarrollo Global de Negocios. “Dentro de Doctoralia tienes la posibilidad de hallar un especialista de acuerdo a tu problema, ubicación, disponibilidad y posibilidad; y agendar hoy mismo sin tener que llamar por teléfono”.

La plataforma es autofinanciable y opera desde Valencia, en España y tiene 50 empleados. Tiene disponibilidad de más de 600,000 citas para los próximos tres meses y cuenta con 60,000 opiniones de pacientes que han visitado a los médicos registrados en el sitio.

La empresa dirigida por Albert Armengol cobra a los médicos una mensualidad de 350 pesos por el servicio de citas y contacto con los pacientes. En México llegaron desde hace cuatro años y ya cuentan con cobertura nacional.

Uno de los beneficios de Doctoralia es que los médicos contestan las dudas de los usuarios. Según la plataforma, a la fecha han respondido 165,000 dudas sobre salud de los pacientes. A pesar de las ventajas de este servicio, Llordachs aclara que la plataforma no sustituye la visita física al médico.

“Hay límites, hoy no puedes hacer una pregunta directa al médico para no generar falsas expectativas. El doctor contesta de manera voluntaria, evitamos ser intrusivos con ellos, aunque estoy seguro que habría gente dispuesta a pagar por hacer preguntas concretas a ciertos especialistas, pero ahí estaríamos entrando a otro mundo, a una especie de teleconsulta, y no estamos en eso al día de hoy”.

Muy preguntones

Doctoralia y la Universidad de Cataluña llevaron a cabo a finales del 2014 un estudio sobre la salud e Internet que abarcó ocho países, entre ellos México y 4,000 encuestas. El objetivo fue determinar el uso de la red y herramientas de consulta en temas relacionados con la salud.

El estudio arrojó que cuatro de cada 10 pacientes utilizan los dispositivos móviles o wereable para buscar información sobre salud y 44% indaga para ellos mismos. Las mujeres son las que más buscan datos. Además de información, los usuarios quieren conocer experiencias sobre enfermedades y opiniones sobre medicamentos o tratamientos.

En México, 48% de los entrevistados se suscribe a un sitio web para recibir información sobre temas de salud o enfermedades específicas; 43% para recibir resultados de pruebas médicas o diagnósticos y 38% para estar en contacto con su médico, enfermera o centro hospitalario. La actividad menos realizada en los países analizados es la videoconferencia con doctores.

Llordachs es también médico y considera que el sector de la salud “no es tan innovador como parece”, y las TIC ha “pillado” a los galenos sin una respuesta clara hacia los pacientes que usan la tecnología para resolver dudas.

“Como usuarios han adoptado las TIC, pero como profesionales les pesa porque hay temor de perder ese paternalismo, no están preparados para responder preguntas de los usuarios que encuentran información en Google. En lugar de tener un diálogo con estos, lo ven como una agresión y eso es una pena, porque se pierde confianza”.

Esto también ha impactado los planes de Doctoralia: “hemos tenido que ralentizar nuestro mensaje, hacerlo más adaptable; tener más cariño en cómo explicamos las cosa. Te das cuenta que todo va mucho más despacio y eso ha sido un poco una limitación que hemos tenido que vencer, nuestro trabajo es de evangelización en la salud digital”.

Finalmente, el responsable de la expansión de Doctoralia indica que los objetivos de la empresa son doblar el número de empleados en tres años y mejorar la experiencia de los médicos con la aplicación.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario