Desarrolla los hábitos de un gran líder

Foto: Shutterstock

Nadie nace siendo un líder, aunque es cierto que hay algunas personas que tienen las características y a lo largo del tiempo las potencializan, peo hay otros que pueden desarrollarlo.

Si quieres ser un buen líder, empieza por ver a tu alrededor, piensa en esa persona que te ha inspirado, que te motiva a seguir adelante, ve cuáles son las características que lo destacan de los demás y aplicas.

Tal vez entre esas características resalten: cercanía, humildad, positividad e inteligencia emocional, ya que las personas que muestras estas características no solo son más populares, sino que suelen tener mejores resultados.

Un buen manejo de la inteligencia emocional sobresalta anta un coeficiente intelectual y te posiciona al frente de un equipo, generando un liderazgo eficaz. Si quieres ser un buen líder trabaja duro para que lo logres de una forma natural, automática e instintiva, para lograrlo te regalamos una serie de consejos.

1. Genere empatía: una forma de hacerlo es generando conexiones y ser empático ante los demás, haga que los otros se sientan seguros de expresar sus opiniones. Comunícate a un nivel personal.

2. Humildad: No actúes como si supieras todo o fueras el mejor. Los líderes ven su posición como una forma de servir a los demás e impulsar a los otros.

3. Toma acciones: Ya sea que la situación sea prospera o la empresa esté pasando por un mal momento, mide, evalúa y decide, sobre todo toma en cuenta a tus colaboradores y actúa.

4. Enfrenta el fracaso: Todos tomamos malas decisiones, lo importante es hacer algo al respecto y evitar que los errores se vuelvan a cometer. Los grandes líderes son los primeros en decir “me equivoqué”, lo importante es aprender y continuar.

5. Pon el ejemplo: Al estar en una posición de liderazgo, los demás ven cada movimiento que haces, toma eso como una herramienta para crea una cultura colaborativa. Si tienes pensado implementar alguna estrategia, comienza por tomar la primera acción.

6. Lee a las personas: Conoce a tus colaboradores y sus expresiones no verbales, nota sus expresiones faciales, lenguaje corporal y tonos de voz para detectar qué es lo que sucede con los miembros de su equipo.

7. Impulsa a los colaboradores: Los colaboradores son el impulso de la compañía o el negocio, motívalos con cursos para impulsar su carrero y dales la oportunidad de conocer nuevas área en las que pueden colaborar.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario