Deja el volante para manejar negocio de paletas

Jorge Arteaga, director de Ticoy. Foto: Cortesía Ticoy

Considerado el “Piloto Más Popular 2009” de Nascar México, Jorge Arteaga, satisfecho con lo que había logrado en esta carrera, tomó la decisión de dejar de correr en una pista de autos y retomar en 2012 el proyecto de su vida: Ticoy, una empresa dedicada a la fabricación y distribución de quesos.

Pero no fue sino hasta 2013 cuando el emprendedor dio un giro a la compañía y lanzó Holistik, su propia marca de paletas heladas. “Quería dejar de vender sólo en Aguascalientes (de donde es originario), dar a conocer nuestros productos y generar ingresos y empleos”, dice el joven de 29 años, quien está convencido de que el emprendimiento moderno tiene que trascender.

Tras una serie de pruebas, de mezclar frutas y experimentar con productos exóticos como la chía, el amaranto y el jengibre, Jorge Arteaga logra crear, a base de fruta fresca, agua y miel de agave orgánica, siete sabores de paletas de alto contenido proteínico y baja carga calórica: Passion on the go (mango-maracuya) Berry well (frutos rojos) Seedtric (chía, limón y chile) y greenfinity (pepino, hierbabuena y alfalfa).

Fue así como empezó a formar el modelo de negocio y junto con su equipo de trabajo, “diseñamos una fábrica que fuera ecológicamente sustentable, que respetara el medio ambiente (…) Tardamos más o menos un año y medio en desarrollar el proyecto, los sabores de las paletas y la imagen, fue un proceso difícil”, comparte.

Ticoy, empresa que en 2006 arrancó operaciones con un poco más de 10 colaboradores, y que ahora genera 100 empleos fijos –que se elevan hasta 140 cuando la temporada es alta–, trasciende fronteras:

“En agosto del 2015 empezamos a ofrecer las paletas a diferentes cadenas comerciales, una de ellas fue Superama, a quienes les encantó el producto, el empaque, la filosofía de la empresa”, tanto que cerraron negociaciones y a partir del 15 de febrero los productos de Holistik son comercializados en las 88 tiendas de todo el país.

Este satisfactorio acercamiento fue detonante para continuar tocando puertas, ahora en Estados Unidos, país que a través de la cadena Miami Price Smart, llevará las paletas heladas a 12 naciones de Centroamérica, El Caribe y Colombia. Además, esperan que para marzo se envíe el primer embarque a Puerto Rico y para abril o mayo, los productos estén llegando a Dubai.

Un futuro prometedor

El arranque de esta aventura emprendedora se logró hace casi diez años gracias al financiamiento otorgado por la extinta Financiera Rural y Scotiabank, recuerda el director de Ticoy. Sin embargo, para continuar con el desarrollo de la empresa, en el 2014 decidió aplicar a las convocatorias del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), entidad que le otorgó siete millones de pesos con el objetivo de culminar la construcción de su fábrica.

Gracias a esto, la producción actual tienen una capacidad instalada de 12,000 paletas por hora, la cual podría crecer hasta cinco veces más si ampliaran la fábrica, proyecto que tienen pensado arrancar en los próximos años.

“La intención es ampliar la planta modular y hacer más o menos de 75,000 a 80,000 paletas por hora, producir bastantes productos y mandar a cualquier país, queremos llegar a Sudamérica, Europa, países como Finlandia, Rusia y Australia”, expone Jorge Arteaga.

El objetivo está claro: crecer 10 veces más en los siguientes cinco años, lograr certificaciones en productos orgánicos y seguir siendo ejemplo para compañías internacionales. Por lo pronto, ya cuentan con la certificación LEED V4 Platino (la versión más alta que otorga el Consejo de la Construcción Verde de EU) y la FSSC 22000 (entregada por la Fundación para la Certificación de la Seguridad Alimentaria).

Y aunque “todavía nos queda mucho por crecer, queremos ser la diferencia y consolidarnos como una empresa de alto impacto”, concluye el expiloto de Nascar.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario