Dapp, la startup que vio la llegada del código QR

Son 150 negocios los que cuentan con la tecnología. Foto: Cortesía

En el 2005, Antonio Pelaez Díaz creaba desarrollos móviles para empresas, como parte de ello viajó a Dublín, donde vio que el tema de pagos digitales, en particular por código QR, eran el futuro, así que en colaboración con dos amigos decidió crear su propia empresa; sin embargo, aún le faltaba claridad.

Un día necesitaba comprar un boleto de avión, pero la aerolínea le pedía dar todos los datos de su tarjeta y al recoger los boletos entregar una copia del IFE y del plástico, ahí pensó que tenía que haber otra opción para comprar boletos por teléfono de forma segura, así inició Dapp, para hacer pagos seguros en call centers.

Pero Antonio vio más allá, sabía que la tecnología permitiría terminar con el efectivo, aumentar el número de pagos con tarjetas de crédito y débito y sobre todo, tener cobros seguros, porque la tarjeta no se pone en riesgo, evitando el robo de información y posibles transacciones no reconocidas.

El emprendedor comenta que en gasolineras, bares y por Internet hay mucha desconfianza al pagar con tarjeta, por ello, la app puede ser una gran opción.

Ahora, Dapp trabaja con bancos como HSBC y permite que los usuarios cuenten con este modo de pago, que además de hacer cobros y pagos por medio de código QR, permite que el vendedor conozca más del cliente y su negocio, al saber el flujo de compradores, horas más transitadas y productos más vendidos.

“Nosotros le cobramos al banco centavitos —entre 10 y 40— de la transacción por habilitar la tecnología. Nosotros logramos interoperabilidad entre wallets y comercios”, porque el banco es quien le ofrece la tecnología a los comercios y le da la opción de hacer cobros por terminal, wallets o QR por medio de Dapp.

Pero también trabajan con comercios —150 a nivel nacional—, principalmente en Querétaro, porque de ahí son originarios los fundadores. A los comercios les cobran una tasa de 2 a 3%, pero como es un mercado que apenas están abriendo, por el momento no tiene costo, al contrario, les brindan ofertas para atraer clientes.

Los negocios pueden implementar un sistema de lealtad gratis, donde al pagar reciben automáticamente un porcentaje de la compra en saldo para comprar únicamente en ese comercio.

En este esquema de agregador, que es cuando van directo con los comercios, suman 150 negocios y esperan terminar el mes de junio con 400, pero por medio del enlace con bancos llegar a 40,000 comercios, porque ellos ya tienen convenios con cadenas.

La idea es cubrir Querétaro, seguir a Guadalajara, Monterrey y Ciudad de México, y poco a poco irse extendiendo

Dapp también trabaja con EVO International Payments, el adquirente de Banamex, con Santander y su adquirente Elavon, así como la sociedad financiera popular Libertad Servicios Financieros. Además, ha adquirido 600,000 dólares por medio de inversión, 150,000 de ellos liderada por Latinia.

“Los bancos al inicio nos pedían exclusividad, pero les decíamos: ‘Si nos compras, matas lo que queremos hacer, matas una tecnología que la vas a ocupar solamente para los comercios’, a la hora que los mismos bancos entendieron esto empezó a cambiar”.

CoDi, un aliado

Al respecto del sistema de Cobro Digital (CoDi), lanzado por el Banco de México, Alfredo menciona que no lo ven como una competencia, sino como una tecnología que ayudará a que más negocios sean tecnológicos.

“La diferencia con CoDi es que le damos analytics a las empresas, información digerida donde pueden saber cuáles son sus mayores flujos de clientes. CoDi vino a revolcarnos un poco, pero viéndolo y diciendo ‘ya está, no puedo hablar mal de CoDi porque es una gran solución, es lo que nosotros hicimos hace años’, entonces, nos complementamos, nosotros ayudamos a CoDi y CoDi nos ayuda nosotros”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario