Cuando el emprendimiento surge por necesidad

Muchos emprenden por la mala calidad de empleos en México. Foto: Especial

En los últimos años México se ha destacado por el aumento de emprendedores, por lo que también se están impulsando diversas políticas públicas; sin embargo, el país se ubica en el lugar número 75 Índice Global de Emprendimiento 2018, cuatro posiciones debajo de las de 2017, ¿por qué?

Una de las razones de esto es el contexto en el que se desarrollan los emprendedores. Para empezar, la mayoría tiene entre 30 y 45 años de edad, de los cuales 63% considera que el país va por mal camino, de acuerdo a una encuesta analizada por la Asociación Mexicana de Publicidad (AMAP).

Además, 71% afirma que si bien tienen optimismo por alcanzar sus metas, la razón de sus emprendimientos se debe a la mala calidad de los empleos. Esta percepción han generado un grupo de nuevos emprendedores que, si bien contribuyen al crecimiento de las pequeñas y medianas empresas (Pymes), en su mayoría lo hacen bajo un fundamento incierto, impulsados por la necesidad y no por el conocimiento del negocio, lo cual resulta en la caída de miles de proyectos en el corto plazo.

A esto se suman los resultados de un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México, que concluyen que la implementación de políticas públicas que incentivan masivamente proyectos empresariales, impulsan negocios con escaso aporte a la innovación y de poca estrategia en comunicación con bajo análisis mercadológico, por lo que difícilmente son capaces de sobrevivir en el largo plazo.

Ambos análisis coinciden en que para poder mejorar el índice de
emprendimiento en el país con proyectos sostenibles, que generen empleos y una visión de negocio al largo plazo, es necesario implementar políticas públicas que desarrollen las capacidades de aquellos que la AMAP describe como “mexicanos optimistas del futuro”, jóvenes de entre 15 y 29 años de edad que mantienen una percepción positiva sobre la realidad actual del país.

La urgente incorporación de esta generación a la dinámica del emprendimiento, permitirá que en el futuro, México compita en un entorno de sacudimientos políticos y económicos en el que emprender de forma inteligente, será una obligación ciudadana para aquellos que lo puedan realizar.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario