Por Covid-19, 77% de mipymes podrían dejar de operar en menos dos meses

Las afectaciones son, principalmente, para empresas del sector gastronómico. Foto: Especial

Los estragos en la economía del país por la pandemia del Covid-19 ya se están observando, sobre todo en las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), quienes de seguir a este ritmo, podrían dejar de operar en menos de dos meses, al menos 77% de ellas, asegura la Asociación de Emprendedores de México (ASEM).

“Los emprendedores y mipymes somos el principal empleador del país y un importante motor para la economía. Los efectos del Covid-19 agudizan desafíos con los que constantemente nos enfrentamos, como la falta de liquidez”, declaró en un comunicado.

Tras realizar una encuesta a 1,211 mipymes mexicanas, en colaboración con Nauta, empresa de investigación latinoamericana, encontraron que 77% ve la posibilidad de dejar de operar de menos de dos meses, especialmente las dedicadas al sector gastronómico; 87% perderá ventas, clientes y aprobación de nuevos trabajos; 31% tendría dificultad para pagar sus préstamos o créditos y 40% estará en una situación difícil para pagar sus impuestos.

Lo más grave es que al menos 25% se verá forzada a despedir personal por la falta de ingresos. De las mipymes gastronómicas, 89% podría detener operaciones en poco tiempo.

Ante esta situación, la ASEM está buscando todos los mecanismos posibles para mantener la operación, siempre buscando preservar la plantilla de trabajo y contratos con proveedores, así como acciones de formación para preparar a las empresas ante este tipo de contingencias con el fin de que puedan mantener su actividad económica.

Lo que más se promueve es la transformación digital y la integración de procesos de logística de última milla, así como estrategias de sostenibilidad financiera.

Asimismo, se han diseñado propuestas de acciones para el poder Ejecutivo, Legislativo y la Iniciativa privada.

Poder Ejecutivo

  1. Agilizar pagos pendientes a proveedores de los tres niveles de gobierno: la SHCP anunció un compromiso al respecto, por lo que se solicita que se transparente el plan de acción, presupuesto disponible y datos para verificar el cumplimiento. Lo mismo se solicita a nivel estatal y municipal. 

  2. Anticipar pagos de nuevos proyectos durante al menos 3 meses, para no detener el consumo. 

  3. Generar líneas de crédito con cero interés para capital de trabajo de mipymes a través de NAFINSA y activar financiamientos a través de los fondos estatales.
  4. Agilizar devolución de IVA. 

  5. Posponer, por al menos tres meses y diferir al mayor plazo posible (sin cobro de recargos), el pago de impuestos provisionales de ISR, impuesto sobre la nómina y aportaciones obrero-patronales (correspondientes a la pensión y al INFONAVIT, sin suspender la parte correspondiente al Seguro Social). 

  6. Suspender, por al menos tres meses, el pago de servicios básicos como agua y luz, y otorgar subsidios para arrendamiento. Especialmente para sectores de mayor afectación.

Legislativo

Agilizar los trabajos legislativos para hacer realidad la #LeyPago30Días.

“Nos enfrentamos todos los meses a falta de liquidez. Esta coyuntura solo la agudizó. Si contamos con el pago de nuestros proveedores (de gobierno empresas) a tiempo y en plazos justos, podremos hacer frente a esta contingencia de mejor forma. Esto implica no solo establecer un plazo límite de pago, sino también un sistema de resolución de controversias ágil y sin costo para garantizar su efectividad”, manifestó y recordó que el primer borrador ya fue presentado a la Comisión de Economía del Senado a través de su Secretaría Técnica.

También se pide aprobar cambios en Ley Federal De Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y Ley Federal De Deuda Pública para contar con un fondo de emergencia que permita mitigar el impacto en la economía, la productividad, el consumo y el empleo.

Este fondo deberá ser suficiente para atender a los distintos tamaños de empresas y considerar la posibilidad de otorgar subsidios para los casos de mayor afectación. 


Iniciativa privada

Este apartado va dirigido, especialmente, a grandes empresas pertenecientes a sectores que no se hayan visto seriamente afectados e instituciones financieras.

  1. Agilizar pagos pendientes a proveedores y anticipar pagos de nuevos proyectos durante un período de al menos 3 meses, para no detener el consumo.
  2. Sumarse a las medidas de autorregulación de pago a proveedores en 30 días propuestas por la ASEM y el Centro de Competitividad de México (CCMX). Esto ayudará tanto para la contingencia como para la reactivación económica posterior.
  3. Congelar cobro de créditos Pyme por parte de instituciones financieras, por al menos tres meses a partir del mes de abril, y diferir su pago al mayor plazo posible (sin cobro de intereses). 

  4. Generar productos financieros de crédito con plazos y condiciones especiales para los casos de mayor afectación.
  5. En casos que lo ameriten, dar la posibilidad de reestructurar crédito Pyme al mayor plazo posible. 

  6. En la medida de sus posibilidades, congelar el cobro de arrendamiento, a partir del mes de abril, y diferir su pago al mayor plazo posible (sin cobro de interese), especialmente para casos de mayor afectación. 

  7. Posponer por tres meses el pago de servicios básicos como teléfono, Internet y gas.

“Manifestamos nuestra disposición para facilitar información estadística detallada del levantamiento de datos que realizamos sobre el impacto económico del Covid-19 en empresas, para la toma de decisiones”, finalizó la ASEM.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario