La Cosita Chula impulsa las artesanías mexicanas

Se comercializa en e-commerce y retail. Foto: Especial

Las artesanías mexicanas son famosas a nivel mundial, entonces, ¿porque no podían apreciarse como un producto de alta calidad o de lujo? Esa pregunta se hicieron Alfredo Fonseca y Mónica Camacho, por lo cual decidieron impulsar el desarrollo de los artesanos y brindarles las técnicas necesarias para perfeccionar los productos y crear artículos con altos estándares de calidad.

El proyecto surgió hace cuatro años, cuando Alfredo trabajaba en la empresa brasileña Havaianas, ahí se cuestionó cómo algo tan sencillo como unas sandalias eran tan icónicas del país y se comercializaban a nivel internacional, entonces decidió regresar a México y apoyar a los artesanos.

“Buscamos una revaloración de los productos artesanales, como una experiencia cultural y hacer la reconexión con la cultura mexicana. Compartir y demostrar el orgullo de ser mexicanos”, dice Mónica en charla para El Economista.

La Cosita Chula trabaja directo con los artesanos, que a la fecha suman 100 a lo largo de la República Mexicana: Puebla, Tlaxcala, Oaxaca, Nayarit, Michoacán, Jalisco y Chiapas, a los cuales les brinda diversos talleres donde se impulsa el emprendimiento desde la base, “cambiando la mentalidad de los artesanos y exhortándolos a desarrollar su propio negocio”.

Con ello se genera un efecto dominó en la comunidad porque se les impulsa a mejorar y buscar nuevos aliados que permitan sumar valor a los talleres.

“Por medio de dichos esfuerzos, transformamos realidades, ya que La Cosita Chula busca ser la plataforma de desarrollo para los artesanos, que hoy día les permite tener acceso a mejores servicios de nutrición, salud, vivienda y educación”.

Artesanías que llegan a retail

Entre los productos que impulsa La cosita chula se encuentran vajillas y jarras de talavera, molcajetes tallados en piedra, artículos con técnica de tejido de palma pero hechos en aluminio inoxidable, martillado en cobre y barro negro.

Mónica detalla que la retribución económica se da a partir de un comercio justo, por ello se busca la apertura de oportunidades como el que puedan vender en e-commerce, como Amazon, plataforma desde la que se han solicitado pedido para Estados Unidos, Canadá, España y Alemania, y retailes como Walmart y Liverpool.

“La innovación y el impulso a la profesionalización de la industria artesanal han permitido que los productos sean acreedores de dos premios de Pequeño Productor de Walmart, así como alcanzar puntos de venta como Liverpool, City Market y Amazon Handmade, con lo que consolidamos esfuerzos para llevar artesanías de calidad, legado y tradición, a la cotidianidad de los consumidores”.

El comercializar en estas tiendas impulsa al artesano, menciona Mónica, porque muchos veían imposible llegar a una tienda como Walmart, salir del confort de vender sólo en la comunidad y sus alrededores fue un reto pero ha generado que más artesanos se animen a innovar y crear mejores productos.

La Cosita Chula forma parte de uno de los 400 expositores que estarán en la feria de proveedores Abastur, dedicada a la hotelería y restaurantes que se realizará del 3 al 6 de septiembre en el Centro Citibanamex.

El objetivo es ofrecer productos de calidad para hoteles y restaurantes, a fin de que brinden una experiencia culinaria mexicana, “porque muchas veces se ve que el restaurante es mexicano pero los platos son hechos en China, entonces no es congruente el concepto, nosotros ofrecemos esos productos de calidad”, precisa Mónica.

“Para nosotros es muy importante cómo la profesionalización y la innovación en la industria artesanal puede generar este crecimiento económico y sobre todo que cumpla con las demandas de un mercado exigente. Cómo son los hoteles y restaurantes que buscan una experiencia en los consumidores. Queremos dejar una huella y decir México está presente”.

Generación de empleo

En cuatro años, la empresa ha capacitado a más de 100 maestros artesanos y 70% de esta fuerza laboral es conformada por mujeres, 20% por indígenas, 15% por jóvenes, y 10% restante está conformado por adultos mayores.

También busca impulsar a las nuevas generaciones, no sólo para que practiquen el oficio del artesano, sino que las alienten a que inicien y continúen su carrera profesional, que permita no sólo generar mejores oportunidades laborales, sino también fortalecer el negocio familiar o personal por medio de planes claros y estratégicos, que puedan servir para el crecimiento del taller.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario