Cómo ser emprendedor con residencia en Estados Unidos

Migración busca que se contraten estadounidenses. Foto: Especial

Los dedicados a la importación y exportación de productos o servicios tienen mayor probabilidad de ser aceptados.

Desde la entrada al gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se han hecho múltiples cambios en torno al tema de migración y de negocios, que si bien han desalentado a muchos, todavía hay empresarios y emprendedores con interés de llevar sus empresas al país del norte, pero ¿qué necesitan para operar de forma legal e incluso acceder a la residencia?

Jasmin Singh, directora del despacho jurídico Jasmin Singh, explica que actualmente hay mucho interés de las empresas mexicanas por radicar en Estados Unidos; sin embargo, el acceso al país está más controlado, ya que el departamento de migración vigila con mayor cuidado.

“Migración está vigilando con mucho más cuidado las solicitudes para traer empleados y empresas, están viendo más el estado de las organizaciones, que sus ingresos sean altos, que los números de empleados sean altos y realmente sean empresas multinacionales. Este tipo de empresas, cuando piden el visado para sus empleados de México, tienen más éxito”, indicó en entrevista con El Economista.

Detalló que las empresas deben generar más de 1 millón de dólares en ingresos. Las que se han visto que tienen más éxito son aquellas que facturan más de 10 millones de dólares y tienen más de 500,000 empleados. El reto se vuelve más grande para las pequeñas y medianas (pymes).

Para ellas es más difícil el trámite, porque migración se encarga de estudiar si la empresa está cometiendo fraude. En el pasado, muchas organizaciones nacían sólo con la intención de sacar la visa y residencia para los empleados. A partir de esto se reforzaron medidas y las pymes tienen mayores desafíos, aunque tampoco es misión imposible, sólo más complicado.

En este caso, mencionó, lo que se puede hacer es dar sólo el visado a los dueños de las pymes y promover y apoyar a que contraten residentes de Estados Unidos.

Esta situación ha provocado que el acceso de las pymes mexicanas se reduzca, aunque no de manera significativa, sólo menos de 10%, porque piensan que hay mayores riesgos, tienen miedo y no todos los negocios son aprobados.

Negocios más aceptados

La especialista indicó, a partir de su experiencia trabajando con migración, que antes muchos negocios eran aprobados al realizar los trámites de migración, como los restaurantes, que eran muy populares, pero ahora, éstos ya tienen mayor probabilidad de ser rechazados.

“El problema con ese plan es que la mayoría de esas personas sólo abría restaurantes para mantener a su familia en los Estados Unidos, sin generar realmente un impacto económico. Ahora estamos viendo que se están negando”, detalló.

Los negocios que más oportunidades tienen son aquellos que se dedican a la importación y exportación, que permitan gastar el mayor dinero en Estados Unidos y mejorar la economía interna.

Lo más importante, destacó, es tener un plan de empleo en Estados Unidos y una estrategia clara, porque éstos, sin importar tanto el sector, tendrían mayor probabilidad de ser aceptados.

Los visados

Como parte de los trámites de migración necesarios para establecer una empresa en el país vecino esta la visa E2, que se otorga a los empresarios, ejecutivos y personas que vayan a trabajar en el país, y que justifica la razón de llevar gente de México que no puede remplazarse por ciudadanos americanos.

“Si no puedes justificar las habilidades de un extranjero, migración pondría el freno y sólo se renovarán visados a empresarios que hicieron inversiones”.

Para obtener la residencia, puede pasar en promedio año y medio, tiempo que tarda realizar la valoración a fondo del solicitante.

Si se hace desde una posición como ejecutivo, se tiene derecho para aplicar a residencia 18 meses después, aquí migración vería los ingresos de la empresa y el número de empleados, para asegurar que genera ingresos y se emplea a gente de Estados Unidos, entre otros requisitos.

Otra visa que se puede solicitar es la EB-5, que permite obtener la residencia al convertirse en inversionista de negocios de origen estadounidense, una buena opción si se quiere invertir, pero sin trabajar en la empresa. Para esto, se requiere un monto mínimo de 500,000 dólares, si el negocio está en zona rural o en zona con alto índice de desempleo.

Para Singh, lo primordial al atreverse a abrir un negocio es asesorarse con especialistas como abogados de migración. Desafortunadamente, existen muchos notarios que no tienen licencia y aseguran poder ayudar en los trámites, cuando realmente estafan a las personas.


CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario