E-commerce llega al sector automotriz

Foto: Cortesía

Al comprar un vehículo se tienen dos opciones, nuevo o seminuevo, si se elige la primera no siempre se cuenta con el presupuesto estimado y es necesario acudir a un financiamiento, pero si se elige la segunda y no se cierra el trato por medio de alguna concesionaria, la adquisición corre riesgos y puede que el vehículo no esté en buen estado o no cuente con los documentos en regla, incluso tenga problemas legales.

En esta situación se encontró Carlos García hace un par de años, pasó tres meses en el proceso de conseguir un auto seminuevo ideal a sus necesidades. “Como cualquier consumidor que no conoce de la parte mecánica y legal encontré que el vehículo tenía problemas de tenencia y mecánicos, pensé que tenía que haber una manera más fácil de comprar un carro”.

Ese proceso de frustración y descontento con el nuevo vehículo llevó a Carlos a crear kavak, plataforma web que permite la comprar y vender autos en un promedio de tiempo de diez minutos y tener la garantía del buen estado mecánico y legal del auto.

En México se hacen más de cinco millones de transacciones de autos al año y 80% ocurre entre personas no expertas en la compra de vehículos. Debido a que el negocio se cierra de frente a frente, la única manera de concluir el trámite es de contado, lo cual evita la posibilidad de adquirirlo.

La intención de Kavak es que cualquiera que quiera vender su vehículo reciba una oferta justa, mejor que ir a un concesionario, y que quien desee comprar un auto lo haga con toda la seguridad de que esta en las mejores condiciones, todo esto sin salir de casa.

Desde octubre de 2016, que salió al mercado, la plataforma ha realizado 500 inspecciones de vehículos, comprado más de 200 y vendido más de 100 desde un celular o computadora.

Modelos de negocio

Existen dos modelos de negocio, venta o compra. Para la venta tan sólo es necesario ingresar los datos al sistema y en menos de un minuto arroja una oferta, si es aceptada se pasa a una inspección, en la cual un ingeniero automotriz acude al domicilio y hace un chequeo del vehículo.

Se revisan cuestiones legales, mecánicas, electrónicas y estética del auto en un tiempo estimado de dos horas. Al final se realiza una prueba de manejo y si pasa la inspección se formaliza la compra.

El índice de inspección es riguroso, de cada tres autos inspeccionados sólo pasa uno. “Cuidamos la calidad de los vehículos, queremos que el consumidor vea a Kavak como sus ojos expertos, cada vez que compramos un auto lo hacemos como si fuera para nosotros”, especifica Carlos García.

El también cofundador de Linio, sitio web de venta y compra de artículos, dice que la segunda parte consiste en publicar el vehículo en la plataforma, donde los usuarios pueden verlo y ahí mismo adquirirlo.

Desde octubre de 2016, que salió al mercado, la plataforma ha realizado 500 inspecciones de vehículos, comprado más de 200 y vendido más de 100.

“Al comprar un coche en kavak se tiene un ahorro de 30,000 a 40,000 pesos”,
detalla el venezolano Carlos García.

El auto se envía a cualquier parte de la Republica Mexicana de forma gratuita. Antes de hacer el envío, el vehículo pasa por un proceso de 48 horas donde se desarma, ensera y descontamina, para que llegue con el usuario como si fuera nuevo.

Además de les da a los clientes siete días o 300 kilómetros para devolverlo, esto porque “En Kavak no creemos que una prueba de manejo es suficiente para evaluar sí es el auto de tus los sueños”.

La plataforma de ecommerce de autos permite adquirir un financiamiento con BBVA Bancomer, y seguros Mapfre y la posibilidad de adquirir una garantía adicional de tres meses que incluye la parte mecánica y electiva.

El crecimiento de la plataforma ha sido por la recomendación de usuarios. “Queremos ser la alternativa número para vender o comprar un coche seminuevo, pero sobre todo ofrecer experiencias increíbles”, finaliza Carlos García.

elizabeth.meza@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez /El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.