Colaboración entre universidades y pymes permitirá éxito en T-MEC

Las universidades tienen una misión especial en el tratado. Foto: Especial

El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) ya entró en vigor, lo que representa una oportunidad de crecimiento económico para el país; sin embargo, para que se tenga éxito, no depende solo del papel de las empresas, tanto grandes como pymes, sino que se requiere la colaboración con las universidades al ser formadoras del talento.

Las universidades tienen como misión forma profesionales en diferentes áreas y hoy más que nunca, está obligada a formar individuos con la preparación esencial para adentrarse sin dificultades en el manejo de la tecnología de la información así como tener otra aptitudes, indica el estudio La necesaria vinculación entre la educación superior y el trabajo calificado, realizado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados (CESOP).

Es necesario que “posean el dominio de dos o más idiomas, estén dispuestos a guiar sus conductas y acciones mediante el pensamiento creativo, innovador y tomen conciencia de su responsabilidad y compromiso social”, indica el informe.

Por ello, promover la colaboración entre las instituciones educativas públicas con las empresas, especialmente con las pymes que son la columna vertebral de la economía del país, al ocupar 98% de las empresas totales en México.

El Centro detalla que se requiere avanzar en la elaboración de un plan integral de gestión de la vinculación que funcione como centro rector del emprendimiento de proyectos entre universidades y empresas que sea gestionado desde la administración pública, porque de esta manera la economía sería mejor, el éxito a la adhesión del T-MEC será mayor y se podría incursionar adecuadamente en la Cuarta Transformación Industrial.

Uno de los requisitos para que la alianza sea perdurable, es tener continuos flujos de financiamiento provenientes de diferentes sectores como la industria, sector público, instituciones financieras bancarias y no bancarias, y de ser posible de fuentes financieras internacionales.

Para ello, la universidad debe poseer atributos reales para que las tareas o los proyectos de colaboración con las empresas respondan a las necesidades específicas planteadas por estas últimas

Se trata de “que trasciendan las fronteras de lo académico y entren en contacto con la realidad productiva”.

Innovar modelos

Generar la cooperación entre las universidades y el sector productivo no es lo único en lo que se debe trabajar, hay que comenzar por la formación de profesionales.

Desafortunadamente, la educación superior está concentrada en profesiones muy selectas, dificultando una contratación más amplia de jóvenes en el sector productivo.

De acuerdo al Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) en su listado “Compara Carreras 2019”, la carrera de administración y gestión de empresas es donde más personas se concentran con 1,248,893, seguida de contabilidad y fiscalización con 1,056,267; derecho con 1,024,779; educación normal con 676,184 y psicología con 423,588.

El mayor problema de esto es que algunas tienen las tasas mas altas de desempleo, por ejemplo psicología y tecnología de la información y comunicación con 6%, y los salarios no rebasan los 12,000 pesos mensuales.

“Es muy cierto que los fines de la educación superior trascienden los perfiles de demanda del mercado laboral, como también lo es el hecho de que las empresas no dependen en demasía de profesionales egresados de la educación superior”.

Ante el desfase entre los perfiles laborales que las empresas demandan sobre lo que las instituciones forman, las organizaciones procuran capacitar a su personal y adaptarse a los requerimientos y exigencias que demanda la organización de los procesos de producción y distribución.

Sin embargo, no significa que se desestime, al contrario, tener talento con cuadros profesionales acreditados y certificados puede ser un factor decisivo para desarrollar sus ventajas competitivas.

Lo más buscado

Entre lo que las empresas esperan del talento egresado de la educación superior, se encuentra lo siguiente:

  1. Trabajo en equipo
  2. Organización
  3. Capacidad de análisis de datos y reportes
  4. Toma de decisiones
  5. Orientación al cliente
  6. Creatividad e innovación
  7. Comunicación efectiva
  8. Administración por competencias
CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario