Cerveceras embotellan a México

Foto: Cortesía

El amor por México llevó a las empresas Allende, Reforma y Baja Brewing a crear su concepto de marca de cerveza basada en comunidades emblemáticas de la República Mexicana.

En los últimos años la industria de la cerveza artesanal en México ha crecido a doble digito, de acuerdo a datos de la Asociación Cervecera de la República Mexicana (Acermex). Aunque el sector aún es pequeño, resaltar entre las más de 400 marcas que existen requiere contar con un modelo de negocios pulido y detallado. Cervecería Allende, Reforma y Baja Brewing han apostado por enfocar la esencia de su marca en ciudades emblemáticas de México.

En el país existe un choque de culturas, ruidos, sonidos, sabores y aromas que los empresarios han aprovechado para darle forma e impulsar sus productos y a partir de una localidad dar a conocer a México.

Rodrigo Moncada, director de Cervecería Allende dice que un producto con historia tiene más valor y contar con una nueva no siempre es posible. De esta forma, su pasión por México y la cerveza lo llevo a ver en San Miguel de Allende, Guanajuato, el lugar ideal para establecer su empresa y desde ahí “embotellar a México y llevarlo a otras fronteras”.

Decidimos instalarnos en San Miguel de Allende porque mezcla tradición, colores y sabores mexicanos; el mariachi, la banda, el empedrado, la comida, pero a la vez habla de un México contemporáneo, lleno de cultura, magia y pasión”.

Todas estas cualidades lo llevó a crear el concepto de la marca, por ejemplo: las etiquetas son bicolor, alusivas al guardapolvos que pintaban los pobladores en las casas porque las carretas enlodaban la parte inferior de las viviendas, y los colores son de tierra terracota porque son los tonos que visten al pueblo mágico. Además, el logo es la parroquia de San Miguel de Allende porque es icónica del poblado.

Esta pasión por México también la muestra Iván Martínez, quien con su Cervecería Reforma, que lleva un año en el mercado, resalta las culturas de la Ciudad de México y señala que el nombre surgió de la Avenida Reforma, que es un símbolo de la ciudad. “De un extremo, de la avenida, están los Imperios Europeos, como el castillo de Chapultepec, y del otro hay restos del Templo Mayor e Imperio Azteca, en medio está la modernidad; edificios, restaurantes, gastronomía, colores y el Ángel de la Independencia. De ahí hemos tomado todos los elementos para formar la cervecería”.


Creamos dos marcas, la primera es Magna Imperial, una cerveza dorada hecha con los cuatro ingredientes básicos y que es la representación de los imperios europeos, y la segunda es Templo Mayor, que cuenta con una cerveza estilo ale roja que tiene ingredientes mexicanos como aguamiel de maguey, cacao orgánico de Oaxaca, canela y mezcal “quisimos utilizar ingredientes mexicanos que le dieran esta identidad a la marca y cerveza”.

De las misma forma, el estadounidense Jordan Gardenhire, vio en los Cabos, Baja California Sur, el lugar ideal para crear Baja Brewing hace 10 años, “empezamos con el logo del burro, un animal emblemático de la localidad y que aún es posible ver libre en los Cabos, cambiamos la forma en que la comunidad ve al animal, antes era símbolo de cosas negativas y ahora, debido a la cerveza es símbolo de cosas positivas”.

Crear cerveza en México

Hacer una cerveza requiere de cuatro ingredientes principales, agua, malta, levadura y lupulus, la primera en el caso de San Miguel de Allende proviene de los pozos del poblado, lo cual le brinda un sabor peculiar a la cerveza, las otras tres cerveceras purifican el líquido hasta obtener la mejor calidad. Pero el resto de los ingredientes son importados ya que no existen productores en México y las dos grandes empresas de cerveza controlan el mercado.

Aunque ya existen laboratorios mexicanos que hacen levadura liquida y algunos que trabajan en la cosecha de lúpulos en lugares cerrados, aun no son de una calidad idónea para integrarla a los productos.

Sin embargo, en la medida de lo posible, los empresarios se acercan a proveedores mexicanos para comprar la corcholata, el vidrio y la etiqueta, así como los ingredientes que van desde toronja mandarina, miel o hiervas para hacer cervezas de temporada. Cervecería Reforma trabaja para hacer un producto que contenga hierba santa y frutas mexicanas que ayuden a la exportación.

En este sentido, los empresarios concuerdan que es más fácil vender cerveza artesanal en otros países que en México, y esto se debe a que el mercado aun es joven. Aunque la industria de la cerveza artesanal tuvo su despunte en 2013 cuando la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) lanzó la resolución de que no existía exclusividad en la distribución de cerveza, los canales de distribución aún no están definidos.


La distribución del producto por lo regular se hace a través de bares, restaurantes, y convenios con cerveceros artesanales de otras localidades. El tema de la relación del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con México es un factor que podría afectar las exportaciones a ese país, refieren los empresarios, por ello recalcan la necesidad de abrir otros canales.

Reforma trabaja en su primera exportación a Alemania, Holanda y Japón para finales de marzo. Baja Brewing y Allende ya exportan a Estados Unidos, España y Bélgica.

“Sí somos un producto de tendencia local pero con una visión global, uno de nuestros hahstag en redes sociales es ‘piensa local y bebe local’, queremos que prueben lo mexicano pero en todo el mundo, que cada una de las personas que abra una botella en cualquier parte conozca lo que somos, no solo en sabor, también en cultura y tradición” finaliza Rodrigo Moncada.

elizabeth.meza@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez /El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.