Canela, el Uber de la belleza

Foto: Shutterstock

El ritmo de vida y dividirse entre trabajo, casa y cuidado de los hijos complica que las mujeres tengan tiempo para ir al salón de belleza, esto se agrava si se tiene un evento importante y no el suficiente tiempo para acudir a una estética.

Éstas eran unas de las problemáticas a las que se enfrentaba Ileana Ehrenberg, sobre todo cuando tenía eventos como bodas o reuniones importantes en su trabajo, por eso decidió crear Canela, aplicación móvil que al estilo Uber permite solicitar un servicio de maquillaje, peinado o manicure hasta tu casa u oficina.

“Nos consideran el Uber de la belleza, pero somos más que eso, creamos una relación humana con los clientes”, dice en entrevista a El Economista Ileana Ehrenberg, fundadora de la Canela.

La emprendedora precisa que el tiempo de antelación para solicitar un servicio es de tres horas y que las más de 300 trabajadoras se distribuyen a lo largo de 12 zonas en la Ciudad de México.

“Las canelitas (como les dice Ileana de cariño) escogen su zona y pueden cambiarla, así como lo que hacen, ellas seleccionan la disponibilidad, lo cual les permite tener horarios flexibles”, explicó.

De las 300 canelitas que están en la aplicación, 120 trabajan de tiempo completo, las demás sólo en eventos especiales como exposiciones u obras de teatro.

Ganancias

Cada canelita decide cuánto ganar y esto va en proporción al tiempo que dediquen, pueden hacerlo sólo en su tiempo libre.

“En tres días, una niña hace más de lo que haría en un salón de belleza en dos meses” y las ganancias van desde los 8,000 pesos hasta los 25,000 pesos mensuales. Para lograrlo sólo se requiere hacer un promedio de 12 a 15 servicios por mes, cada uno de una hora. Por ejemplo, si se trabajan cinco manicures en una semana, se gana alrededor de 2,500 pesos.

Empoderamiento de la mujer

Canela no sólo es una aplicación de belleza, también se preocupa por sus trabajadoras y ayuda a empoderarlas a partir de cursos de marketing, finanzas, contabilidad y empresarial, donde se les enseña a no depender de Canela, sino a saber cómo captar clientes.

“Atendemos a 300 mujeres y somos una empresa de mujeres para mujeres, donde empoderamos a la mamá y a las mujeres de hoy”, expresó.

Estos cursos se imparten en colaboración con la escuela Seicento Makeup School del profesional de la belleza Emmanuel Romero, donde las mujeres que cursan obtienen certificado de la Secretaría de Educación Pública.

Así, un curso de maquillaje que cuesta en promedio 5,500 pesos es prácticamente gratuito para las trabajadoras de la aplicación.

Para pertenecer a Canela se requiere tener experiencia en el sector y pasar por una prueba para conocer su trabajo y otras psicométricas y de antecedentes no penales, posteriormente se realiza un boot camp para perfeccionar las técnicas.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario