BlueBox integra startups a corporativos

Mónica Campos, directora de Nuevos Negocios de BlueBox. Foto: Cortesía

Solucionar los problemas de una compañía puede requerir de una mirada fresca o externa, que dé soluciones certeras e innovadoras, por ello Gustavo Huerta, Juan Pablo Sánchez y Alejandro Cortes crearon en el 2011 BlueBox, empresa que une a emprendedores con corporativos.

La empresa ayuda a los corporativos a generar innovación a través de emprendedores o intrapreneurs, para lograrlo, diseña programas o estrategias que ayuden en la vinculación.

En entrevista con El Economista, Mónica Campos, directora de Nuevos Negocios de BlueBox, menciona que el incorporar emprendedores a los corporativos trae beneficios, como adquirir innovación, solucionar problemas de negocio, expandirse a nuevos mercados y generar una cultura corporativa más sólida.

Actualmente, la empresa trabaja con 12 clientes, entre los que destaca Grupo Bimbo, Cinépolis, Modelo y Sura México.

Cómo hace el vínculo

Mónica Campos dice que primero se trabaja en las vertientes del corporativo, es decir, se identifican cuáles son las necesidades del corporativo y, a partir de ello, se realiza un proceso de scouting para buscar a emprendedores que brinden tecnología o soluciones innovadoras. Se les realizan entrevistas y se prueba la tecnología, para así recomendar la mejor innovación para cada corporativo.

“Para nosotros es importante no acercarle cualquier solución al corporativo, sino la que haga más click y realmente le pueda dar una oportunidad de negocio”, dice Campos.

Por ejemplo, con Grupo Bimbo, se trabaja en la vertical de tecnología en alimentos. “Con ellos desarrollamos un estudio en el que identificamos cuáles son los focos de atención en esta vertical. Buscamos desde tecnologías para el tema energético, como el que los coches sean autónomos o usen energías renovables, hasta nuevos ingredientes o tecnologías para la optimización de las plantas”

Aceleración

Los emprendedores y startups, que por lo regular son entre cinco y 10 compañías , pasan por un proceso de aceleración, que tiene una duración de cuatro meses, donde se brindan mentorías y se corre un piloto de la tecnología, que pasa a evaluación.

Si el proyecto es aprobado se genera un negocio entre el emprendedor y el corporativo, que puede ser de proveeduría, alianza o de inversión en la startup.

“Al final decidimos entre los tres (BlueBox, corporativo y emprendedor) cuál es el paso que debemos dar, o darnos las gracias y que sigamos el camino, lo importante es que el emprendedor se lleve una buena experiencia”, menciona Campos.

En los últimos años BlueBox ha vinculado a más de 5,000 startups con corporativos y 350 emprendedores han hecho negocio con empresas.

“Hemos invertido más de 9.7 millones de dólares, tanto en programas como en emprendedores y dado más de 12,000 horas de aceleración en más de 24 programas”.

El modelo de negocio

El modelo de negocio va más allá de cobrarle un servicio al corporativo. BlueBox busca crear una sociedad donde se invierta en los emprendedores, ejemplo de ello es la alianza con Grupo Guia”, menciona Campos.

“Tenemos dos modelos de negocio: el de un fondo de inversión, que busca que ambos podamos coinverir en estos emprendedores y el segundo es una firma de innovación para los corporativos”.

La empresa también maneja un modelo para las pequeñas empresas, con quienes se trabaja para que generen innovación en sus procesos y se adelanten a las próximas tendencias, o que abran más sucursales.

“Tratamos de que las pymes comiencen a adopta el pensamiento que tiene una startup, que adopten estas metodologías para generar innovaciones”, precisa Campos.

Cuánto cuesta un programa

El costo de un proceso de aceleración depende del corporativo y sus necesidades, dice Campos, y cita un estudio que refiere que el costo promedio a nivel mundial de inversión es de entre 100,000 y 150,000 dólares. Además, Brasil cuenta con más corporativos (64) que generan un proceso de innovación o iniciativa para emprendedores, seguido de Chile (28), México (24), Argentina (23), Colima (11) y Perú (9).

Actualmente, BlueBox tiene operaciones en Medellín, Colombia y este año abrirá oficinas en Chile, país estratégico para el crecimiento de la compañía.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario