La de Aventones, salida adelantada

Foto: Especial

Gratificante. La palabra sale de los labios de Alberto Padilla para describir la emoción que siente por la salida de Aventones y Rides, startups mexicanas creadas por Padilla, Cristina Palacios e Ignacio Cordero y que fueron adquiridas en abril por la francesa Blablacar, por un monto no revelado.

Una salida es la compra que una empresa hace en su totalidad de un emprendimiento en expansión o bien cuando lanza una Oferta Públicas de Acciones (OPA) en el mercado accionario. Al momento de su compra, Aventones, una plataforma de autos compartidos, tenía cuatro años de existencia y 80 clientes en México, Chile, Colombia y Perú, de la talla de Walmart, Femsa, Grupo Modelo, Compartamos Banco, el Gobierno del Distrito Federal, Infonavit, Ecopetrol, Santander y Sura.

Rides tenía dos años de existencia y era un negocio que en crecimiento cuando llegó la oferta de Blablacar, una plataforma con 10 años de vida, para compartir viajes en automóvil y que reporta 20 millones de usuarios en Alemania, Francia, España y Portugal.

“La compra de Aventones fue muy positiva. No me sorprende porque era una empresa bien posicionada y con un fondo con buena relación con el país galo. Creo que empezaremos a ver más casos de compras de empresas mexicanas más seguido, espero que el siguiente sea este mismo año”, comentó Marcus Dantos, director general de Startup México (SUM).

No es el primer movimiento de este tipo en lo que va del año. En el segmento de alimentos, la danesa Just Eat compró en febrero a la mexicana SinDelantal.mx, de Diego Ballesteros y Evaristo Babe. En 2014, FoodPanda compró a SeMeAntonja, una guía de lugares para comer; PedidosYa y SuperAntonjo, de Angel Terral.

Tampoco será el único, aunque se tratarán de salidas “adelantadas”. Federico Antoni, confundador de All Venture Partners México indica que “los ciclos de inversión de los fondos normalmente van de cinco a siete años. Los nuevos fondo, incluso los más veteranos, llevamos poco más de tres años, las salidas que estamos viendo o que veremos en los próximos meses son compras que se están adelantando al plan –de los fondos- tenemos que ser pacientes, pero en verdad que las necesitamos”.

NO NECESITAS SER MICHAEL JORDAN

La compra de Aventones/Rides lanza un mensaje positivo al joven ecosistema emprendedor, sobre todo para aquellos que están a punto de “arrojar la toalla”. Padilla enfatiza que la salida fue resultado de un trabajo diario, y que “no se necesita ser Michael Jordan o el mejor en tu deporte” para lograrlo. La cuestión es trabajo constante.

“Visualizábamos este día, pero nunca le poníamos fecha, y de repente ya la tiene. Se vuelve muy gratificante y todo comienza a tener sentido: conectas todas las cosas que hiciste el día, uno, el día tres, el mes cinco, el años dos…pero llegar tampoco fue cosa de magia, ni un churro, el que se vendiera la empresa fue fruto del trabajo”, comparte Padilla en entrevista.

Dicho trabajo quedó evidenciado por el análisis pormenorizado que hizo Blablacar en América Latina para hallar a empresas que adquirir y Aventones cumplió los requisitos que buscaba la empresa gala, relata Gabriel Charles Cavazos, director de Wayra, quien invitó a Padilla a dar una plática en la aceleradora. El emprendedor tuvo una empresa, Rutanet, en la primera generación de Wayra.

El directivo observa que cada vez más empresas europeas se hacen presentes en México y América Latina y es una competencia que las startups mexicanas deben tomar en cuenta, porque se trata de mercados maduros que pueden reducir la curva de aprendizaje.

Charles Cavazos aventura que este año seguiremos salidas ya que, a su parecer, se están cumpliendo los tiempos promedios –tres o cuatro años- para que se “cocinen” los emprendimientos.

“Veo empresas que comienzan a tener esa atracción, y también compañías mexicanas ambiciosas que ya recibieron inversiones de un fondo de capital y tienen en la mira América Latina y otros lugares del mundo. Eso es también muy positivo”, concluye el director de Wayra.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario