Aseguradora para autos 100% digital

En México, sólo 30% de los autos tiene seguro. Foto: Shutterstock

“Los fracasos son un camino al éxito”. Con esa frase inicia la conversación Javier Orozco, quien desde joven se decidió a emprender.

Inició con un negocio de videojuegos, pero la tecnología desplazó las maquinitas de monedas y su empresa fracasó, pero eso no lo detuvo, al contrario, se dio cuenta de que la innovación era un factor fundamental para permanecer en el mercado.

Después de buscar un área donde pudiera innovar y conocer sobre inversiones en Silicon Valley, Orozco se inclinó por la industria de seguros, pero no la tradicional, sino el insurtech, enfocado en autos.

De acuerdo con el estudio Fintech Radar México de Finnovista, las compañías dedicadas a los seguros digitales crecieron 37% en el último año.

Orozco precisa que los seguros de autos son un sector tradicional que ha evolucionado muy poco y que “sólo 30% de los autos tiene seguro y el otro 70% prácticamente no tiene ningún tipo de cobertura”. Un índice bajo comparado con Estados Unidos y América Latina, donde existe una penetración de 50% en la población con vehículos.

Así, en el 2016 arrancó Crabi, con el objetivo de ofrecer un seguro completamente tecnológico y fácil de entender, porque la falta de entendimiento es uno de los problemas que vive México, sumado a la desconfianza y la poca cultura de prevención.

Crabi consiste en una aplicación que, de forma fácil y sencilla, explica cada una de las pólizas y con ayuda de machine learning aprende de las necesidades y diseña una póliza a la medida. Además, es posible personalizarla a las necesidades de cada persona y definir cuánto es el máximo a pagar.

También se puede personalizar el seguro, escoger cuál es el deducible y ajustar el límite de cada cobertura, todo en tiempo real.

En sólo seis minutos se obtiene la contratación de la póliza; es como “tomar un café”, dice Orozco, “porque no solamente es el tiempo en que te tomas el café, sino que lo haces cuando te apetece tomarlo”.

Precisa que “cuando compras un seguro, compras una promesa y cuando tienes un accidente es momento de cumplir esa promesa”, por eso, desde la aplicación se puede oprimir un botón de siniestro e inmediatamente obtener el beneficio sin haber buscado o tener que recordar el número de póliza.

En menos de 30 minutos llega un ajustador, esto gracias a la alianza con la reaseguradora Swiss Re y su asociación con la compañía de atención a accidentes Grupo MB, que tiene más de 500 ajustadores a nivel nacional.

Orozco también menciona que es la primera startup que tiene licencia de seguros en México. “Somos la única aseguradora que tiene una base tecnológica, 50% de sus empleados es ingeniero de software y desarrollador de producto nuevo, y la única con licencia de seguros”.

El proceso para obtener la licencia para emitir pólizas de seguros ante la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas les tomó dos años y tres meses; para ello, la compañía realizó pruebas de concepto para entender cuáles son los principales retos por los que los conductores no aseguran sus automóviles.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario