Aromas y sonidos de marcas ya podrán registrarse ante el IMPI

El IMPI ya ha recibido 400 solicitudes y Play-Doh es una de las que ya tiene su título. Foto: Especial

Las marcas que tengan olores o sonidos característicos en sus productos, o tengan diseños de marca, ya podrán registrarlos ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI).

Juan Lozano, director general del IMPI, declaró que en los últimos tres o cuatro meses han recibido alrededor de 400 solicitudes de este tipo y diversas empresas ya están recibiendo los títulos.

“En la medida en que hay más marcas de este tipo quiere decir que hay más emprendimiento, y más oportunidades de desarrollo para generar mayores ingresos a los negocios del país u oportunidades de empleo”, afirmó.

Destacó que cuando una persona en México tiene una idea creativa, tiene derecho a ser protegida, y para eso existe una institución como el IMPI. Cuando esas ideas están protegidas, se están generando ingresos, oportunidades de empleo y riqueza en favor del país.

“Desde que abrimos el sistema para que pudieran entregarse los registros de marcas no tradicionales hemos recibido cerca de 400 solicitudes, a partir del día de hoy muchas empresas y personas van a empezar a recibir los títulos de marca de distinta naturaleza, olfativas, auditivas, de diseño”.

Lozano expuso que las solicitudes tardaron un tiempo promedio de cuatro meses, pero se están tomando medidas para que se puedan hacer trámites en línea, un estándar donde no exista discrecionalidad para hacer los trámites bien y rápido.

Entre los primeros títulos entregados se encuentra el de la empresa Sureste Sustentable, la cual desarrolló una pintura con olor a bambú; también el del diseñador Germán Flores, quien creó una maceta decorativa y registró la imagen comercial.

También el del fabricante de juguetes Hasbro, quien recibió un título de marca olfativa para Play-Doh; así como la cadena Gran Café de la Parroquia de Veracruz, quien registró como marca sonora los tres tintineos al golpear el vaso para pedir café.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario