Aprendí a cuidar a mis clientes

Foto EE: Hugo Salazar

Para Ramón Estrada, emprender es una tarea de un aprendizaje brutal, en el que el error ha sido una oportunidad para enmendar el camino y potenciar el negocio.

Ramón Estrada tiene el perfil que gusta a los inversionistas: el emprendedor renunció a un buen trabajo de oficina; sin esperar al socio perfecto, inició su propio negocio y otros cuatro antes que éste; en el camino cometió errores y los enmendó; sabe valorar el consejo de un mentor, sobre todo si tiene más canas que él.

Pero el fundador de Hipos.com, plataforma financiera que compara servicios hipotecarios y de seguros, no se ha querido asociar son los fondos. Rechazó a uno que le ofreció una estancia en su aceleradora, a cambio de 20% de la empresa, sin compromiso de inversiones futuras.

“Tengo prisa por hacer las cosas bien, pero con calma”, comenta el empresario de 38 años. En entrevista telefónica, relata que Hipos.com tuvo su origen en una crisis económica desatada cuando el cáncer tocó la puerta de la casa familiar y cuando, años después, tuvo la inquietud de apoyar a las familias a tomar decisiones financieras con la mayor información posible.

Como ejecutivo en una empresa inmobiliaria, Estrada atestiguaba la emoción de la gente para comprar su casa, pero al carecer de la información adecuada para la toma de decisiones, se veía forzada a refinanciar su deuda.

“En enero de 2012 renuncié a mi trabajo de tiempo completo para montar Hipos.com. El nombre –un juego de palabras- sale de hipoteca e hipopótamo. En octubre de ese año sacamos la primera versión como un portal meramente hipotecario y poco a poco hemos migrado a un mercado financiero”, explica.

Hipos.com es un “súper mercado” digital, dirigido al sector de clase media, que simplifica la contratación de instrumentos financieros, como créditos hipotecarios, tarjetas de crédito, seguros personales, patrimoniales y de salud. Pone al alcance de los usuarios estudios comparativos, infografías, blogs y redes sociales, además de que otorga asesoría gratuita y personalizada.

“Somos un intermediario. Ayudamos al usuario y el dueño del producto nos paga una comisión por una hipoteca o seguro que asesoramos y lo llevamos hasta la firma”. El negocio es escalable: Ramón Estrada busca formar alianzas con desarrolladoras inmobiliarias para que, una vez que el cliente tenga su crédito preaprobado, se le ayude a encontrar su vivienda.

La firma digital buscará capital fresco para realizar una campaña de posicionamiento. El fundador estima que la inversión rondará los 10 millones de pesos. En sus planes también está incorporar nuevos servicios como las plataformas de créditos en línea y la contratación de seguros vía online.

STARTUP CON BUENA ESTRELLA

A pocas semanas de su lanzamiento, Hipos.com fue seleccionada en el 50 Global Entrepreneurship Week de Startup Open 2012. El portal crece 20% mensual en visitas, las cuales llegan a 40,000 orgánicas. La empresa cuenta con 10 colaboradores.

“Estoy agradecido porque fue una startup que nació con muy buena estrella”, comenta Estrada, para quien el apoyo de los mentores ha sido fundamental, no sólo en la asesoría técnica o financiera, sino incluso la emocional.

“Ha habido días buenos y otros en los que en verdad lo he pasado muy mal. Tengo 38 años, y algo de experiencia, de hecho, ésta es la quinta empresa que fundo o soy socio. Emprender no ha sido un viaje inhóspito, cuando comencé ya tenía un equipo de contadores, desarrolladores. Fue en realidad un paso hacia adelante”.

De entre las lecciones que ha aprendido, destaca: “Algunas personas me decían que mi proyecto no podría funcionar si tenía más personal del que necesitaba. Decían que la fórmula secreta para cualquier negocio en internet era escalarlo rápido, tal como yo inicié. Hipos generaba prospectos y los mandaba a otra empresa que los asesoraba. Eso en realidad fue una mala apuesta”.

Ese método de trabajo orilló que de 700 prospectos, se cerraran pocos contratos debido a que no se les daba seguimiento. Estrada decidió generar los prospectos y contratar a expertos que los asesoraran lo que, además de más contratos cerrados, lo llevó a ampliar los servicios de Hipos.

“Mi gran lección fue cuidar a los clientes”, finaliza.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario