La applicación que le ayuda a los hoteles a competir con Airbnb

Foto: Especial

“Ya se ha acabado el momento de llorar por la aparición de Airbnb. Airbnb ha llegado y se va a quedar para siempre y seguramente, como ha pasado, el sector hotelero tendrá que luchar para que se regule y eso llegará, pero lo que tiene que hacer es buscar esas nuevas herramientas para captar al usuario al ofrecerle un producto adicional”, dijo Guillermo Gaspar, fundador de la startup Byhours.

Byhours es una compañía de origen español cuya plataforma tecnológica sirve para que los hoteles puedan ofrecer microestancias de tres, seis y 12 horas en sus habitaciones. Fundada en 2012 por Christian Picard, Christian Rodríguez, Hugo Palomar y Gaspar, Byhours saltó el océano desde Barcelona, España, donde tiene sus oficinas centrales, para arribar en 2017 a Colombia y en 2019 a México, desde donde dirigirá su expansión en América Latina y Estados Unidos.

La competencia más inmediata de Byhours está en otros sitios de reserva de habitaciones de hotel, como Expedia y Booking. Sin embargo, de acuerdo con Gaspar, la diferencia es que ninguno de estos sitios ofrece microestancias que permiten hacer el registro de entrada y salida (check in y check out) en el momento en que el consumidor lo desea y no de acuerdo con la operación del hotel. Además, aseguró que Airbnb tampoco podría ofrecer este producto, “porque no tiene la estructura”, dijo.

Para utilizar Byhours, el usuario debe acceder a su sitio web o a su aplicación, elegir la ciudad en la que desea reservar una microestancia y el tiempo de duración: 3, 6 y 12 horas. La aplicación filtrará los hoteles que están disponibles en la ciudad elegida, de acuerdo con la duración de la microestancia y el usuario sólo debe elegir el hotel de su preferencia y hacer su registro igual que en cualquier otro hotel.

Actualmente, la compañía ofrece sus servicios en Europa, Asia, Medio Oriente y en 11 ciudades de América Latina, entre las que se encuentran Bogotá, Ciudad de Panamá, Buenos Aires, Montevideo y Santiago de Chile. Hace un año que comenzaron su operación en México, desde donde planean aumentar el número de ciudades latinoamericanas, como será el caso de Monterrey y Guadalajara, pero también para iniciar su expansión hacia Estados Unidos, en donde abrirán las plazas de Miami, Nueva York y Los Ángeles en este 2020.

Aunque las ganancias que obtienen los hoteles al ofrecer sus habitaciones en Byhours varían dependiendo del mercado, del hotel, de acuerdo con el fundador de la compañía, en Europa, donde comenzaron a operar, algunos hoteles llegan a facturar hasta 100,000 dólares anuales con este nuevo canal, lo que representa entre 4 y 5% de su costo de explotación, es decir de sus gastos operativos.

En el caso de los huéspedes, el costo de una microestancia de tres horas alrededor de 35% el precio de una habitación por una noche, mientras que en el caso de las estancias de seis horas, el precio es de 50% y para las de 12, el precio es de 70% del que tiene una habitación por una noche.

En los años que lleva operando, Byhours ha tenido siete rondas de inversión, en las que ha recaudado más de 18 millones de dólares. La más reciente ocurrió hace apenas unas semanas, cuando recibió un financiamiento por 8.8 millones de parte de los fondos mexicanos Dila Capital, Ángel Ventures y de Howzat Partners, de Luxemburgo, una inversión que fue enlistada por Transactional Track Report (TTR) como una de las cinco mayores transacciones del capital de riesgo en México en enero de 2020, después de la inversión de SoftBank en la fintech mexicana AlphaCredit y de Dila Capital en Resuelve tu Deuda.

De acuerdo con Christian Rodríguez, otro de los fundadores de Byhours, el objetivo del equipo fundador de la compañía era generar un modelo amigable con el sector hotelero, en un entorno en el que éste vive constantemente amenazado no sólo por mantener la ocupación, sino por la aparición de nuevos modelos de negocio que lo obligan a reducir sus precios y aumentan su competencia, como es el caso de Airbnb.

“La mejor manera que tiene un hotel para luchar contra Airbnb es ser mejor que Airbnb”, ese es el reto que tiene por delante. Airbnb es lo que es gracias a los usuarios y por mucho que lo regules, sigue habiendo mucha gente que quiere contratar Airbnb. Lo que debemos es ofrecer alternativas”, dijo.

CRÉDITO: 
Rodrigo Riquelme / El Economista