Apoyos continúan, sólo cambia la forma

El financiamiento a Mipymes continúa, sólo que de diferente forma. Foto EE: Hugo Salazar

Ante la desaparición del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) y las nuevas iniciativas propuestas por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el objetivo de apoyar a emprendedores y pequeñas y medianas empresas es el mismo: fomentar el desarrollo productivo de las sociedades, a través del desarrollo económico y social, así lo cree Rolando Zubirán, cofundador de Growth by Design.

Rolando, quien fungió como director general de programas de sectores estratégicos y desarrollo regional del Inadem, precisa que “el objetivo siempre es el mismo o tiene que ser el mismo”, lo que cambia es cómo las administraciones lo abordan.

“La administración pasada vio una falta de acceso para el escalamiento de la compra y maquinaria de equipo en el sector de la pequeña y mediana empresa”. La administración actual identificó otra área fundamental que es la falta de acceso a financiamiento.

Rolando dice que el apoyo a las mipymes puede abordarse “desde varias ópticas como la base de la pirámide con microfinanciamiento para proyectos productivos muy pequeños y posteriormente a lo largo de la cadena”.

También precisa que existen indicios de que pueda incorporarse una gran banca de desarrollo que considere sistemas de garantía integral para poder financiar grandes proyectos de infraestructura tanto públicos como privados que pueden desencadenar sectores enteros y derramar instrumentos internacionales.

“Hay muchas sinergias que se pueden hacer con estos nuevos modelos, yo lo veo realmente como un área de oportunidad, pero desde una óptica positiva”, expone.

Rolando indica que la mayoría de los ecosistemas de emprendimiento a través del impulso de políticas públicas ha emanado del subsidio, como los que existen en Estados Unidos y Reino Unido.

Sin embargo, han evolucionado a un financiamiento inteligente porque han entendido que el subsidio es un recurso que se termina.

Además, las compañías gubernamentales de inversión productiva usan inversiones inteligentes, con fondos revolventes para financiar proyectos. “Ese es el futuro al cual yo creo que México le está apostando con esta administración. El Inadem fue una primera etapa buena, pero ahora toca otra siguiente, la de ver cómo estos proyectos generan autosustentabilidad y empiezan a retornar y contribuir”, finaliza.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario