Anpec busca establecer el 7 de agosto como el Día del pequeño comercio

Foto: Especial

María Sánchez abrió su tiendita de abarrotes en Tabasco para apoyar a su esposo con los gastos, en tanto Eric Rodríguez y su esposa decidieron emprender con una tienda en Yucatán después de una enfermedad grave.

Así como María y Eric, en México existen más de 1 millón 200,000 tienditas que emplean a dos millones de mexicanos. A demás de estos negocios dependen de manera directa cinco millones de personas. Por ello, la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec) busca reconocer la labor de estos microempresarios.

Cuauhtémoc Rivera, presidente de Anpec propuso, ante la Cámara de Diputados, una iniciativa para declarar el 7 de agosto como el Día Nacional del Pequeño Comerciante.

“Esta es una efeméride bien merecida que viene a honrar a este gremio de trabajadores resilientes, expresión pura del emprendimiento, por lo que esta iniciativa no es otra cosa que dar honor, a quien honor merece”, declaró Rivera.

Con motivo de la celebración, se realizará en la Ciudad de México un evento con comerciantes de toda la República Mexicana donde recibirán capacitación a fin de impulsando su labor.

El pequeño comercio constituye una fuerza demográfica y económica central en la economía mexicana, pues las personas suelen encuentran en la tienda de la esquina, del barrio, un salvavidas para llevar sustento a la casa, ya que se conocen, hay confianza y muchas veces se apoya para alcanzar a llegar al fin de la quincena o esperando que se encuentre recurso la próxima semana.

Además, las tiendas de barrio son una fuente de empleo para las personas de cualquier edad y género, pues 64% de las tiendas en el país son atendidas por mujeres, esposas, madres de familia, amas de casa, maestras, mujeres trabajadoras que salen adelante.

“Es una prioridad reconocerlos para darles visibilidad a ellos y a sus distintas problemáticas. A través de la creación de un día que los celebre anualmente se generarán espacios necesarios para mejorar su calidad de vida”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario