Open English, el e-learning es un gran negocio

Foto: Cortesía

Hace 10 años, Andrés Moreno y Wilmer Sarmiento crearon Open English, una empresa de cursos de inglés en línea con maestros en vivo, valuada en más de 350 millones de dólares. En este lapso, la compañía, popular por sus humorísticos comerciales televisivos, se ha posicionado en América Latina. Los emprendedores ahora se fijan nuevas metas, además de llevar sus cursos a Rusia y Turquía, incursionan en la especialización de tecnología digital, a través de Next University.

“Hace dos años nos enfocamos a ser los líderes en inglés online en América Latina, hoy nos enfocamos a ser los líderes en educación online para mercados emergentes. Esas son las dos verticales: crecimiento internacional y expandirnos con servicios con Next University. También trabajamos con corporativos que quieren mejorar el performance de sus empleados, desarrollando programas específicos para ellos”, comenta Moreno, en entrevista telefónica.

El emprendedor sabe el camino por el que avanza el e-learning. De acuerdo con el portal elearninindustry.com, en 2011 el gasto mundial en cursos en línea fue de 35.6 mil millones de dólares y para 2016 se estima que llegue a 51.5 mil millones, con un crecimiento de dos dígitos en regiones como Asia, Europa del Este, África y América Latina.

Americalearningmedia.com indica que las empresas ahorran 50% en gastos de capacitación a través de los cursos en línea y reducen en 60% el tiempo que lleva el entrenamiento. El 41.7% de las compañías Fortune 500 ya utilizan las plataformas online para instruir a su personal. El sitio estima que 46% de los estudiantes universitarios ya toma un curso en línea y para el 2019 la mitad de todas las clases en las universidades estará basada en el elearning.

Andrés Moreno visitó México por invitación del Tec de Monterrey para acudir a su Festival de Emprendimiento Social, donde impartió un taller sobre emprendimiento. Next University fue otro de sus emprendimientos, que en diciembre del 2015 adquirió Open English. Explica que a través de éste se puede tomar cursos de programador web, de aplicaciones móviles entre otros, y certificarse en ellos. Tiene la virtud de renovar sus contenidos tan rápido como las empresas lanzan la actualización de sus programas o productos.

Es un producto no sólo dirigido a empresas, sino también a aquellas personas que no pueden pagar una universidad tradicional o no tienen tiempo para acudir a esta.

“Creo que ésta es una oportunidad para masificar la educación de alta calidad, y creo que es relevante no sólo en el tema de idiomas, sino a través de todas las verticales educativas”, expone.

De Venezuela a Silicon Valley

La historia como emprendedor de Andrés Moreno es similar a la de otros jóvenes recreadas en la pantalla grande, que no dejan de inspirarnos. Sin terminar la universidad –era estudiante de ingeniería mecánica- y pese a la contrariedad de la familia, Moreno se lanzó a formar su primera empresa, Optimal, que ofrecía cursos de inglés a corporativos con maestros nativos del idioma, a quienes llevaba a vivir a la región, recuerda el empresario venezolano en entrevista telefónica.

Ése fue el germen de Open English. La idea nació cuando Moreno probó tecnologías de videoconferencias, luego de analizar el potencial para su empresa reunió a un grupo de técnicos entusiastas en su departamento para desarrollar la plataforma y tras gastarse sus ahorros, tomó lo último de estos y se fue a Estados Unidos a conseguir financiamiento.

“El gran reto fue el levantamiento de capital, a los seis meses se me acabaron mis ahorros y estaba viviendo en mi departamento con todos estos programadores, haciendo la primera versión de Open English. Leyendo los blogs de Estados Unidos y pensé que levantar capital ahí era más factible, así que con los 1000 dólares que me quedaban tomé un avión y me fui a vivir a San Francisco con un amigo que me dejó dormir en su sofá. Dormía en la terraza y por la mañana me vestía de traje para visitar a inversionistas ángeles.

Moreno consiguió su propósito. Convenció a más de un inversionista, las apuestas eran moderadas: 25,000 dólares aquí y allá. Luego vienen ofertas más fuertes: “recibí muchas propuestas en las que me daban 50,000 dólares por 51% de la empresa. Menos mal que no las tomamos para preservar la compañía, sobre todo por mantenerte motivado y sentir que la compañía es parte de tu identidad”.

De acuerdo con el portal Crunchbase, Open English ha levantado 120 millones de dólares en cinco rondas de inversión. La más grande, en abril del 2013, fue de Technology Crossover Venture (TCV), por 65 millones. Ese año, la empresa fue valuada en 350 millones de dólares. La compañía adquirió Next University en diciembre del 2015, creada a su vez por Andrés Moreno.

Tecnología con sentido humano

“Desde el comienzo, nunca quisimos utilizar la tecnología para prescindir del elemento humano, sino utilizarla para hacer de esa interacción más valiosa. En inglés, tener un profesor en vivo que te está hablando, es bastante más valioso que tener sólo una app –aplicación- para aprender vocabulario, es bastante útil pero no es suficiente”, comenta Moreno.

Con ello, el emprendedor subraya el sentido social de su empresa: 1,000 profesores de inglés para 500,000 estudiantes de 40 países con Open English, factores que la diferencian de su competencia.

“Desde el comienzo queríamos tener la calidad de las escuelas tradicionales, en el sentido de que queríamos los profesores en vivo y que fueron norteamericanos… Nosotros cobramos una fracción de lo que cuestan las escuelas tradicionales –que cobran entre 3,000 y 5,000 dólares anuales- ellos no pueden competir en precio con nosotros”.

Andrés Moreno comenta que también es un inversionista ángel en compañías de otros giros, como el restaurantero y de financiamiento. Como mentor, recomienda a los noveles empresarios cultivar dos cualidades: la perseverancia y la pasión, la primera para no rendirse cuando las cosas no salgan bien al primer, segundo o tercer intento, y la segunda para contagiar a tu equipo, a los inversionistas y a los clientes de tu emprendimiento.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.