American Express se une a Ashoka para impulsar emprendedores sociales

Del 3 al 5 de octubre, 25 emprendedores sociales acudieron al bootcamp. Foto: Cortesía

El mundo tiene diversas problemáticas que resolver, por lo que cada vez más surgen emprendedores con proyectos innovadores que ayudan a resolverlas e inspiran a otros a generar cambios.

Consciente de la importancia del emprendimiento social, American Express colaboró por sexta ocasión con Ashoka para impulsar este tipo de iniciativas a través del Bootcamp para innovadores emergentes que este año ayudó a 25 emprendedores dándoles asesoría para impulsar sus proyectos, generar networking y conocer cómo transformar de forma positiva sus comunidades.

“Les ayudamos a tener un adecuado pitch, mejorar su plan de negocios porque aunque son emprendedores sociales, deben aprender a capitalizarse y ser una verdadera empresa. De aquí han salido grandes proyectos que han trascendido a nivel internacional”, declaró en entrevista a El Economista, Lizette Zavala, directora de comunicación y asuntos corporativos de American Express México.

Detalló que en esta edición se recibieron más de 150 proyectos, de los cuales se eligieron los 25 con mayor impacto social, medibles, replicables y escalables originarios de 11 estados del país.

“Todos los proyectos deben tener un efecto mutiplicador para asegurar que realmente el proyecto está llegando al mayor número de gente”.

Desde que comenzó la alianza entre la compañía y Ashoka, se han apoyado a más de 300 proyectos en México, Canadá, Estados Unidos y África.

Lizette indicó que de los emprendedores anteriores hay casos que han tenido un importante crecimiento como Blooders, plataforma que conecta a las personas que necesitan sangre con donantes y hospitales.

“Todo nace por una pasión y enfoque social”, resaltó.

Proyectos 2018

Entre los emprendimientos presentes este año, se encuentra Verdura A.C dirigido por Paulina Acevedo, que se enfoca en promover el agroemprendimiento y empoderar a los productores mexicanos, especialmente en Zacatecas.

“Vamos directamente con los pequeños agricultores y buscamos como comercializar su producto dándoles un valor agregado. Actualmente estamos trabajando con el ajo negro, miel y chile”, dijo.

Entre sus retos, está demostrar que no sólo la minería y la industria son la base de la economía en el estado, ya que en el campo hay una importante área de oportunidad donde se pueden generar más ingresos.

Otro caso es el proyecto de Carlos Navarro, Haz La Lucha, colectivo que busca resolver diferentes problemáticas a través del emprendimiento

“Nuestra lucha es hacer las ciudades más humanas a través de la creatividad y tecnología. Con nuestro colectivo, nos reunimos dos veces al año para resolver una problemática de nuestra ciudad, lo analizamos y buscamos financiamiento o ayudamos a crear políticas públicas”, dijo.

Ana Soto es otra de las emprendedoras quien creó GoMercados, propuesta tecnológica, sustentable y social que busca establecer un control de comercio informal y ayudar a los pequeños comerciantes a crecer y obtener mejores oportunidades.

"Oaxacanita" también forma parte de los proyectos de este año. Dirigido por Ruth Valladares y su esposo, el objetivo es impulsar el desarrollo social, económico y medioambiental en la región mixteca del estado de Oaxaca a través de la producción de chocolate artesanal.

La clave para seguir con este tipo de proyectos, consideró Zavala, es seguir difundiendo y motivando a las empresas a poyar estas iniciativas.

“Hay que difundir más sobre el emprendimiento social y el potencial que tiene para transformar. También es necesario que empresas tengan esquemas colaborativos y con enfoque de apoyo social. Mientras más estén interesadas en participar, más se crecerá. Esto es una labor colectiva de organizaciones privadas y de gobierno”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario