Alumnos de la BUAP crean ladrillo ecológico

Foto: Especial

TabiPet, un ladrillo ecológico hecho con PET por alumnos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) se colocaron como una de las tres mejores empresas sociales en la Competencia Nacional Enactus México 2018.

La innovación aumenta hasta 35 años la vida de las construcciones, es más ligero que los comerciales y económicamente sería competitivo en el mercado. Actualmente este material ya se usa en la comunidad poblana.

Enactus, una red global con presencia en 42 países conformada por estudiantes, académicos, empresarios y ejecutivos de negocio que promueven el desarrollo sustentable, realizó este año esta competencia en la que participaron equipos de 24 universidades de diversos estados del país con proyectos de emprendimiento social.

Será en octubre próximo cuando las empresas mexicanas seleccionadas, entre ellas la de la BUAP, participen en la Copa Mundial Enactus, en octubre próximo en Silicon Valley.

El equipo de la BUAP destacó que su proyecto es relevante para el sector de la construcción. A partir de este desarrollo constituyó una pequeña empresa que opera en San Francisco Xochiteopan, una de las comunidades de la Mixteca poblana más afectadas por el sismo del 19 de septiembre.

Con apenas algunos meses de trabajo, TabiPet fomenta la reutilización del PET mediante campañas de recolección y ha brindado capacitación a los habitantes de esa comunidad sobre buenas prácticas de construcción, de acuerdo con un comunicado difundido por la institución.

Los ladrillos, que son de forma similar a los tradicionales, ya son utilizados en la reconstrucción de algunas viviendas. Los blocks son de la misma forma que los tradicionales, pero al estar constituido por un porcentaje de plástico, reducen el uso de aditivos como el cemento que contiene altas concentraciones de sustancias químicas nocivas.

El TabiPet cumple con las normas y características establecidas para la construcción, según reglamentos oficiales, y que en algunos casos supera los resultados en las pruebas requeridas para su comercialización, como la de resistencia a la ruptura y absorción.

La asesora que apoyó este desarrollo y la creación de la misma empresa fue Verónica Gómez Galeana, colaboradora del Centro de Innovación y Competitividad Empresarial de la BUAP.

CRÉDITO: 
Notimex