Al terminar cuarentena, 40% de negocios no reabrirá: Canacope

Se despedirán a más de 1 millón de personas. Foto: Especial

Más de 88,809 negocios en la Ciudad de México, han informado que al terminar el aislamiento, no volverán a abrir sus puertas y despedirán a cerca de 1 millón de personas por la falta de recursos económicos, cifra que se incrementará a finales de mayo, declaró Eduardo Daniel Contreras Pérez, presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope) de la Ciudad de México,

En la Canacope están registrados 445,000 negocios en la capital del país, de los cuales, 20% ha señalado que ya no abrirá al carecer de recursos para pagar a los empleados, los impuestos y la renta del local, lamentó el dirigente.

“Si no existe un plan de rescate y emergente a las micro y pequeñas empresas que provenga del gobierno federal, con incentivos fiscales y créditos que generen liquidez a los negocios, entonces entre 35 y 40% del universo de las empresas morirá al finalizar la pandemia”, aseveró Contreras Pérez a El Economista.

Entre los negocios afectados y que implica un gran número de empleados hay desde hoteles, papelerías, servicios escolares, uniformes, bares y centros recreativos, entre otros.

“Nos reportaron negocios que siguen abriendo, ya hablaron con sus trabajadores porque les van a poner jornadas más pequeñas y reducir sueldos, hay otros que les van a reducir los sueldos. Otros les van a pagar la mitad, hay diferentes empresas que así lo están haciendo”, dijo el presidente de la Canacope en la Ciudad de México.

Casi 80% de las empresas son pequeñas y familiares y van al día, comentó, de modo que ahora que se extiende más la cuarentena es un gran golpe a la economía, sobre todo porque “el gobierno federal no ha mostrado gran apoyo, tampoco hemos recibido un plan emergente para después de la pandemia que puedan operar las empresas”.

El dirigente mencionó que en las empresas que se mantienen cerradas y por tanto con cero ventas, han tenido que recurrir a ahorros para pagar nóminas y ahora con el anuncio de que se extiende el periodo de cuarentena han decidido adelantar el cierre completo de su negocio o empresa, y van 88,800 en esta lista.

“Proponemos que haya líneas de créditos para las pequeñas y tener posibilidad de que el pago del IMSS se pueda diferir o diluir. Tenemos la idea de que las empresas que no están operando recurran al rubro de riesgo de trabajo y que no se cobre, pues no hay riesgo porque los trabajadores están en su casa. O el impuesto a la nómina y los servicios diluyan a 12 meses del siguiente año”, demandó Eduardo Daniel Contreras.

[email protected]

CRÉDITO: 
Lilia González / El Economista