Al crear tu pyme no olvides generar valor social

Ética, transparencia y responsabilidad, los pilares de la generación de valor social. Foto: Shutterstock

Al ser dueño de una empresa, se debe tener como prioridad, más allá de generar dinero para interés propio, beneficiar el entorno a través de las actividades del negocio. Esta misión debe prevalecer en toda empresa desde el inicio, sin importar si es pequeña, mediana o grande.

“A partir de la generación de valor económico, los empresarios deben dirigir las operaciones de la empresa a la generación de valor social. Valor económico y valor social no son incompatibles”, explica Agustín Llamas, autor del libro Generación de valor social.

El autor detalla que toda generación de riqueza en un país debe acompañarse de la creación de valores que construyan y consoliden sociedades democráticas. Si bien el argumento más importante es que en una sociedad democrática las posibilidades de crecimiento de una empresa, y de las personas, son mucho mayores, su premisa apunta a la construcción de un círculo virtuoso entre las organizaciones, gobierno y, por supuesto, los ciudadanos.

Empresa con valor social

Toda empresa es capaz de generar valor social, incluso las más pequeñas, que son la columna de la economía mexicana, sólo hay que saber cómo empezar.

Generar valor social significa construir una comunidad hacia adentro, entre los colaboradores que la integran, así como educar, capacitar y mantener cohesión social e identidad propias. También surge al cumplir la función económica específica de la empresa, entregando productos y servicios de calidad al mejor precio posible e impulsando y colaborando con sus proveedores o clientes.

Llamas destaca que también se caracterizan por generar ciudadanía, incluir valores sociales, crear y difundir innovaciones que permitan resolver problemas viejos de maneras nuevas, y al mismo tiempo, colaborar con la autoridad de múltiples formas contribuyendo a la vitalidad de la sociedad.

Lo más importante es tener presente que la creación de ganancias no debe surgir a partir del valor social. Si esto ocurre, entonces la organización habrá fracasado.

“Quienes generan valor económico a costa del valor social que reclaman sus clientes y proveedores tienen sus días contados, terminarán destrozándose a sí mismas”, indica Llamas.


Cuestión de valores

Para construir un negocio con valor social, los empresarios deben tener bien claros y presentes sus valores, esto porque los valores de la empresa se ven influidos por la identidad de los propietarios o accionistas, por los que integran el consejo directivo y los grupos de interés. Por ello, es vital definir qué es verdaderamente importante y, al mismo tiempo, establecer lo primordial para el gobierno y sociedad, los también beneficiados del valor social de la organización.

De ahí la importancia de la actuación, visión y capacidad de las empresas para vincularse con otros sectores. Si dichos valores se alinean con los del gobierno y sociedad civil, el valor social para alimentar este círculo virtuoso es un resultado contingente. En cambio, si los líderes no tienen valores democráticos, no contribuirán a generar valor social.

Una de las formas para lograrlo es con emprendimiento social, porque se pueden atender y solucionar problemas sociales por medio de la combinación y uso de diversas vías institucionales.

Ser ético y transparente

Los pilares de la generación de valor social radican en ser completamente ético, transparente y tener responsabilidad social.

“Sin ellos, no se pueden alcanzar los fines y, por tanto, la organización no podría subsistir, ser competitiva ni valiosa a largo plazo”, finaliza.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario