De aceite a combustible: un ganador seguro para China

Foto: Cortesía

Reconocida por sus dumplings fritos, los rollitos de primavera, el wonton [wantán] frito y otros clásicos culinarios, China es el mayor consumidor mundial de aceite de cocina. También genera la mayor cantidad de aceites usados, millones de toneladas cada año.

Aunque es ilegal, algunos empresarios sin escrúpulos filtran el aceite usado de las freidoras de los restaurantes, de las alcantarillas, los depósitos de grasa y otras fuentes para después venderlo a puestos callejeros y pequeños restaurantes para su reutilización. Este ‘aceite de alcantarilla’ [en inglés gutter oil o aceite remanufacturado], no cumple con los estándares mínimos de aceite de cocina y contiene carcinógenos y otros elementos que pueden causar enfermedades graves. Pero tiene una ventaja clara: es más barato que el aceite real.

Shutong Liu fundó su empresa, MotionECO, para combatir este problema ofreciendo una mejor forma de usar el aceite de cocina reciclado. Se podría decir que su historia comenzó en 2011, cuando era estudiante en los Países Bajos. Ese año, KLM Royal Dutch Airlines realizó su primer vuelo de Ámsterdam a París usando bio-queroseno producido por el especialista en combustibles de biojet, SkyNRG. Shutong quedó tan impresionado que comenzó a trabajar para SkyNRG mientras terminaba la tesis de su máster, "El potencial de los biocombustibles y los residuos en China".

"Cuando vi que en Europa existía ya una manera sofisticada de fabricar biocombustibles a partir del aceite de cocina usado y después usarlo en un transporte público sostenible, no pude evitar preguntarme: '¿Por qué no podemos hacer eso en China?'", dice Shutong.

Las ventajas son claras: el combustible producido a partir de los desechos puede ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en un 90%, además de reducir drásticamente la contaminación por partículas, el dióxido de azufre y otros gases contaminantes que emanan de los tubos de escape.

Y los biocombustibles suelen ser más atractivos que la energía solar u otras formas de energía limpia, dado que se necesita poca o ninguna inversión adicional para mejorar los motores tradicionales. Por último, en lo que sólo se podría llamar ‘un ganador seguro’, el proceso también proporciona una manera más segura y fiable de eliminar el aceite de cocina.

Shutong concluyó que había un mercado potencial en China y en marzo de 2015, tras su regreso a casa, fundó MotionECO. Al año siguiente, su compañía fue seleccionada como finalista de China en "The Venture" de Chivas, un concurso internacional que premia a los empresarios sociales que utilizan sus negocios como una fuerza para hacer el bien.

Shutong ha descubierto que uno de sus mayores retos es la recuperación eficiente del aceite de cocina usado. Todavía no existe ningún sistema, por lo que alguien que vende a un reciclador de aceite usado legítimo hoy, puede venderlo a un productor de ‘aceite de alcantarilla’ mañana.

Con el fin de atraer a proveedores leales y fiables, MotionECO ha establecido un proceso público, transparente y rastreable desde la producción hasta la venta. Esto atrae a las cadenas de restaurantes, que son reacios a arriesgar su reputación vendiendo aceite usado a fuentes ilegales. También es un plus para algunas grandes empresas que tienen en cuenta la buena voluntad de los consumidores y las cuestiones de sostenibilidad, junto con los beneficios económicos al establecer las políticas de la empresa.

Otro gran obstáculo es el precio. El ‘aceite de alcantarilla’ se vende más caro que el biocombustible, por lo que los productores de ‘aceite de alcantarilla’ pueden comprar el aceite de cocina usado a un precio más elevado que los recicladores legítimos. El hecho de que el ‘aceite de alcantarilla’ sea ilegal tiene a menudo poca importancia para los vendedores de aceite desechado, especialmente para las pequeñas y medianas empresas con pequeños ingresos.

"Nuestro equipo y nuestros socios tienen que ser pacientes", dice Shutong. "La seguridad alimentaria es crítica para todos".

Sin embargo, el clima general está mejorando, ahora que el gobierno chino está acabando con el ‘aceite de alcantarilla’. Ha establecido un notable sistema de trazabilidad de alimentos y ha empujado a los restaurantes a vigilar más de cerca la eliminación segura de su aceite de cocina usado. Mientras tanto, MotionECO ha creado una "liga de aceite seguro" que examina y certifica la calidad, un movimiento que espera aumentar sus suministros y fomentar las buenas relaciones con los restaurantes.

MotionECO distribuye actualmente la mayor parte de su aceite de cocina a la zona de Sichuan-Chongqing en el oeste de China y de las desembocaduras del río Yangtze y el río Pearl.

Shutong ha visitado algunos de los sitios de recolección de aceite de desecho más sucios en China para aprender cómo operan. Bromea diciendo que puede decir de dónde proviene el aceite usado sólo mirando el color: en el área de Sichuan-Chongqing es típicamente rojo, como el estofado picante del área; cerca de la desembocadura del río Yangtze es, por lo general, oscuro porque los lugareños usan salsa de soja y otros condimentos.

A medida que la conciencia de las ventajas de la economía del reciclaje aumenta en todo el país, Shutong ha comenzado a colaborar con los gobiernos locales. El acuerdo de asociación de MotionECO con la ciudad de Nanjing, por ejemplo, comienza a finales de 2017. En esta primera fase del proyecto denominado Green Oilfield, los autobuses urbanos y los autobuses turísticos se alimentarán con biocombustibles hechos de aceite de cocinas locales.

MotionECO tiene ahora 5 empleados y está cerca de alcanzar una facturación de 3 millones de CNY (457.000 dólares) este año. Sin embargo, Shutong dice que no tiene un calendario específico para el desarrollo de su empresa.

Su paciencia parece ser igualada sólo por su determinación, reflejando su fuerte creencia en la importancia de su cruzada.

Como dijo a la audiencia en una reciente charla TED en Suzhou: "Seguiremos promoviendo el desarrollo de biocombustibles en China a través del reciclaje del ’aceite de alcantarilla’, convirtiendo uno de los grandes problemas de la sociedad en la solución de otro".

CRÉDITO: 
Ma Yifei / Yicai Global / China

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.