Abandona una mente pobre y conviértete en millonario

Empieza por decretar lo que deseas, sueña, cree y emprende. Foto: Especial

Empieza un nuevo año, y con ello nuevos propósitos para este 2020. Tal vez un propósito que año tras año ha permanecido en la lista es que te rinda el dinero o tener mayores ingresos, para cubrir deudas o comprar eso que tanto has querido, incluso crear un negocio exitoso. Lograr estos objetivos requiere más que sólo trabajo, requiere terminar con una mentalidad pobre.

De acuerdo con Jorge Cano, autor del libro Pobre rico millonario, basado en la vida de Jürgen Klaric, empresario especializado en neuromarketing y creador del Business and Innovation Institute of America, compañía que promueve la educación alternativa, como el emprendimiento, tener una mente pobre es tener pensamientos negativos hacia el dinero, porque puede que tengas buenos ingresos, pero que el dinero no te alcance. Entonces necesitas cambiar tu mentalidad.

Empieza por decretar lo que deseas, sueña, cree y emprende. “Para lograr lo que sueñas primero debes enfocarte en lo que necesitas y después trabajar en tu sueño (…) Si quieres ser millonario, júntate con personas de mente millonaria, con millonarios. Ésta es parte de la ecuación para lograr tus propósitos en el menor tiempo posible”, dice el empresario nacido en San Francisco, Estados Unidos, de padres bolivianos.

Klaric menciona que aprender del éxito de los demás te ayudará a minimizar los riesgos, porque el hecho de que tengas una idea no significa que sepas como convertirla en “millonaria”. No te aferres, conoce más allá, las herramientas y personas que han tenido una idea similar, el camino que han recorrido y los fracasos a los que se han enfrentado.

Como dice Richard Branson: “Nunca te metas a un negocio sólo para ganar dinero. Si ese es el motivo, mejor no hagas nada”.

Para Klaric, una vez que hayas hecho la tarea de investigar, aprender y obtener las herramientas necesarias, y estés totalmente convencido de que tu idea es la correcta para convertirla en millonaria, “debes decretar la visión, sentirla de corazón, creer en tu propósito, porque si en realidad lo sientes y lo proyectas alguien más lo creerá, y si te lo creen, lo más seguro es que te lo compren. Así es como una idea se convierte en millonaria”.

El millonario y gurú de las ventas aclara que por años nos han hecho creer que aquel que tiene dinero no suele ser una buena persona, y eso es algo falso porque el tener mucho dinero no tiene nada de malo, “el ser bueno o malo estriba en ti, el dinero no tiene nada que ver con quien eres”.

Haz buenas elecciones

Otro punto a tomar en cuenta para crecer financieramente es seleccionar adecuadamente a tus socios. Hay que ser cuidadosos de con quién hacer negocios, en quién se confía y a quién se piden consejos. “Cuando algo te parece que es demasiado bueno para ser verdad, lo más seguro es que no lo sea, por eso es importante detectar esas señales incoherentes”.

Date tiempo para tomar decisiones importantes, investiga a las personas, pide referencias y analiza con quiénes y qué negocios han hecho. “Es increíble que cuando haces buenos negocios con personas que tienen tus mismos ideales nace una gran amistad”.

Muchas veces se toman decisiones apresuradas, inversiones, socios o mala administración, que pueden llevar a la quiebra. Lo importante es aprender de ello y salir adelante, no dejarse vencer y sobre todo terminar con el pensamiento negativo.

Trabaja en tu persona

Para evadir cualquier obstáculo que se presente en el crecimiento financiero, requieres trabajar en tu persona, cambiar el pesimismo por los buenos deseos, terminar con la mente pobre y aceptar que todos tienen derecho a la riqueza.

Recuerda, nunca gastes el dinero antes de haberlo ganado, invierte en tu persona, y estar conectado con el dinero no quiere decir que seas una persona próspera, pues hay millonarios que no son prósperos, “porque consideran que todo lo pueden comprar y eso es una gran mentira. El dinero es buenísimo porque puedes hacer muchas cosas con él, pero tenerlo y ser prospero es mucho más maravilloso”, no dudes en compartir tu experiencia con los demás.

“Una vez que alcances tu propósito empieza a dar sin pedir nada a cambio, ayuda al prójimo sin conocerlo”, sólo así conectarás con el universo y se te regresará lo que das de forma inimaginable.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario