En México, 81% de las personas ha pensado en emprender

Foto: Especial

El ritmo de trabajo no es el mismo de antes, pues se tienen otras motivaciones, percepciones del mundo y objetivos que en parte tienen que ver con el desarrollo tecnológico que a su vez conduce a nuevas formas de trabajo.

Ante esto, muchas personas ya no buscan quedarse en una empresa por muchos años, ni mucho menos pasar tanto tiempo alejados de sus familias, amigos y gustos personales. Por ello, la opción de emprender es cada vez más común.

De acuerdo con una encuesta realizada por Trabajando.com en donde participaron 1,173 personas, 81% dijo haber pensado en emprender alguna vez, mientras que 9% dice serlo y un 10% nunca lo ha considerado.

Al preguntar sobre los distintos beneficios de emprender, 32% considera a la autonomía como el principal, 38% un mejor futuro, 28% la satisfacción personal y 2% el rápido crecimiento económico.

Asimismo, la gran mayoría dice querer emprender, cuando se les pregunta si se sienten comprometidos con su lugar de trabajo, 74% dice estarlo, mientras que 26% no. La mirada positiva con respecto a su propia realidad se mantiene, cuando evalúan si han aprendido cosas nuevas en su empleo durante los últimos 6 meses, ya que 70% reconoce que sí lo ha hecho y 30% no ha tenido la misma suerte.

Motivaciones para trabajar

La encuesta también reveló que las principales motivaciones de los mexicanos para realizar bien su trabajo son:

  • 56% aprender y ser mejor profesionalmente
  • 14% la familia
  • 12% el sueldo
  • 4% los beneficios y flexibilidades que le entrega la empresa
  • 2% el jefe

“La conciliación entre el trabajo y vida personal es un aspecto importante para mantener al capital humano motivado y por ende, comprometido. Los colaboradores valoran aquellas empresas que se preocupan por sus aspiraciones, anhelos y necesidades, tanto en su vida personal como en lo laboral” señala Margarita Chico, Directora General de Trabajando.com México.

Por otra parte, 12% declaró estar muy desmotivado y al preguntar a los encuestados si se han sentido frustrados laboralmente, 85% dijo que al menos alguna vez ha tenido esta sensación y sólo 15% nunca.

“La remuneración y la calidad de vida laboral de los colaboradores, son aspectos que deben estar en equilibrio. De nada sirve un trabajo bien pagado, pero con una gran carga psicológica, ya que como resultado obtendremos un mal ambiente laboral y colaboradores insatisfechos y, por lo tanto, una baja productividad. El tener a una persona contenta y motivada dentro de una empresa, en la que no solo esté satisfecha con su salario, sino con sus condiciones en general, es clave a la hora de retener el talento”, concluye.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.