Un mal comienzo con los nuevos empleados puede incrementar 33% los costos laborales

La labor de generar una mejor experiencia para los empleados recién contratados cada vez gana mayor interés al interior de las compañías, el factor clave es lograrlo desde el primer momento.

Ese proceso se llama OnBoarding. Diferentes estudios llevados a cabo en los últimos tiempos coinciden en destacar que, cuando se ejecuta correctamente, crecen de modo sustancial las probabilidades de que el empleado permanezca en la organización. Por el contrario, si se descuida este aspecto, se incrementa el riesgo de pérdida prematura de este talento, con el consiguiente costo que ello supone en términos de tiempo y esfuerzo.

Una solución tecnológica de Recursos Humanos debe estar preparada para atender esa creciente necesidad. Por lo que es imprescindible que la herramienta empleada incluya un módulo de OnBoarding que permita abordar exitosamente esta etapa.

De acuerdo con un análisis realizado por Harvard Business Review, se estima que una empresa que contrate una media anual de 80 empleados y que no cuente con un proceso digital de OnBoarding estaría enfrentando el abandono del 17% de los nuevos profesionales durante el primer trimestre. Esto ocasionaría, además, el incremento aproximado de un 33% en los costos laborales de las nuevas contrataciones.

Teniendo presentes estos datos, podemos decir que, si una compañía invierte tanto esfuerzo y recursos durante todo el proceso de selección, no debe dejarlos de lado una vez que se ha tomado la decisión de contratación. Una vez que el candidato haya aceptado la oferta, se deberá poner en marcha todo el proceso de integración para el nuevo empleado.

Los aspectos que debe facilitar una herramienta de OnBoarding son, en principio, simplificar a los nuevos colaboradores los ineludibles trámites iniciales como la firma del contrato de trabajo, el certificado de estudios o la aceptación de las políticas de empresa. También el acceso y la posibilidad de editar su información personal y curricular en función de sus necesidades.

Además, debe ayudarle a conocer y relacionarse con sus futuros interlocutores, managers, compañeros y personas de referencia. Facilitar todos estos pasos hará que su primer día de trabajo le resulte más sencillo y satisfactorio.

Cabe destacar que el nuevo colaborador no es el único beneficiado. Los managers pueden relacionarse con las futuras incorporaciones para planificar juntos acciones de inducción. Las empresas, por consiguiente, se ven favorecidas no solo por la reducción de costos, sino también porque, al mejorar la experiencia del empleado, mejora su Employer Branding.

Es sumamente indispensable disponer de herramientas que aseguren el cumplimiento de las normativas legales establecidas, uno de los aspectos más delicados que debe ser ejecutado de manera correcta para evitar dolores de cabeza.

Una buena proceso de OnBoarding, llevado a cabo a través de la herramienta tecnológica idónea, definitivamente garantizará que nada quede librado al azar en esta etapa tan importante y crucial, en la cual la organización y su nuevo colaborador aún no se conocen del todo, momento en el que un error puede traer mayores consecuencias si no se atiende oportunamente.

Maribel Cano, Latin America Marketing Manager de Meta4, empresa líder de soluciones tecnológicas en la nube para la gestión de Recursos