¿Y la huelga, en qué nos beneficia como sociedad?

Estos días que he estado viviendo en Francia, con todo el tema de las reformas, la huelga, los cambios y los sentimientos de consenso, frustración, enojo y empoderamiento de grupos políticos, decidí compartir un poco de esto que nos puede ocurrir como empresarios o bien, que podemos hacer como trabajadores.

De entrada, por lo menos en Francia así como en muchos lugares del mundo, el trabajador tiene derecho a hacer huelga, eso está claro, pero es la manera de hacerlo la que pone el tema en una zona controversial. ¿Por qué? Pues porque afecta a muchas personas directa o indirectamente: viajeros que no pueden tomar el avión o el tren para llegar a algún lugar, trabajadores que lo único que quieren es llegar a su trabajo para poder tener ese ingreso seguro, personas atascadas en el tráfico y que no logran llegar a citas médicas, escuelas, etc.

¿Pero qué hacer ante esto cuando del otro lado, del lado del trabajador, se siente que no se le escucha y que no se mueven las cosas? ¿Y qué hacer como patrón y gobierno cuando sabes que las cosas no pueden seguir igual porque están destinadas a fracasar y a poner en riesgo la empresa o el país, pero tienes a un grupo de gente que no quiere aceptar este cambio? No tengo la respuesta a esta pregunta pero sé que incluye la palabra NEGOCIACIÓN.

La vida misma es un ir y venir de negociaciones entre nosotros y las personas y es justo en este momento en que más presente debemos tener este concepto. Hace falta escuchar ambos puntos de vista para saber el porqué de las cosas, el porqué de aceptar pero también el porqué y las consecuencias de permanecer igual, todo necesita llegar a un balance, y ambas partes deben tener claro que NO van a recibir el 100 por ciento de lo que piden, pero cuando ambas partes también están conscientes de lo que es importante para el otro, entonces las cosas empiezan a fluir y la negociación verdaderamente se empieza a dar.

Como dije, no tengo la solución al problema de la huelga pero sé que las actuales no son las formas, y que si le buscamos tantito, podemos encontrarlas con un poco de paciencia, comprensión por el otro y la búsqueda del bien común.

*Por Javier Vázquez Gómez, director general de Tok Relaciones Públicas

Imagen: