Ejerce sin temor a equivocarte

En México, somos nueve millones de profesionistas que ejercemos en los diferentes sectores productivos y representamos 16.6% de las personas empleadas en el país, de acuerdo con cifras del Inegi al cierre de marzo de 2019.

Sin importar la carrera o área de especialidad, existe la posibilidad de ser demandados por daños ocasionados por errores u omisiones en el quehacer profesional. Estos pueden ser reparables, como los patrimoniales, o invaluables como pérdida de la vida, intimidad, reputación, entre otros. Este riesgo es conocido como responsabilidad civil profesional.

Si bien todos somos susceptibles a estos riesgos, los trabajadores independientes (13.2%) y emprendedores (6.8%) pueden sufrir consecuencias más graves que aquellos que ejercen bajo el esquema de trabajador remunerado (80%); puesto que utilizan sus propios recursos patrimoniales y carecen de un respaldo corporativo que los guíe durante el proceso.

Sector salud, el más vigilado

Las profesiones más representativas, y conocidas, en casos de responsabilidad civil profesional, son las del área de salud. Solamente en el primer semestre de 2019, la Comisión Nacional de Arbitraje Médico registró 530 quejas - tanto en el sector público como en el privado -; casi 40% fueron contra personal médico en el sector público; seguidos de los consultorios privados, con 19 por ciento.

A pesar de que hay protocolos nacionales e internacionales que rigen cada detalle de este sector, estos especialistas no están exentos de cometer errores u omisiones y, por ello, están sujetos a revisiones escrupulosas en su actuar profesional. Por otro lado, existen diversos factores que inciden en que estas personas sean particularmente susceptibles a este tipo de riesgos, como tiempos cortos de reacción, estrés, cansancio, falta de información del paciente, etc.

La construcción en el epicentro

Otro sector que ha tomado gran relevancia en los últimos años es el de la construcción. A raíz de los terremotos de 1985, México tiene estándares de edificación más estrictos, particularmente en la Ciudad de México. Por eso, extrañó que muchos inmuebles posteriores a dicha regulación sufieran severos daños, algunos incluso levantados en la útlima década.

El uso de materiales inadecuados, errores en el diseño estructural o la construcción negligente provocan enormes daños a quienes usan el inmueble, a las edificaciones vecinas, al suelo de la zona, entre otros. Además, un proyecto de infraestructura involucra diversos responsables, desde el arquitecto, estructurista y diseñador de interiores, hasta los contratistas y supervisores de obra. Por lo anterior, quien coordine todos los esfuerzos de edificación debe asegurarse de que todas las personas involucradas cuenten con una protección que garantice la solvencia y supervivencia de los proyectos.

Seguro de responsabilidad civil profesional

Si te has identificado en alguna de las situaciones descritas, el mejor instrumento al que puedes acudir es el seguro de responsabilidad civil profesional, el cual te respalda al cubrir los daños ocasionados a clientes, pacientes y otras personas que sufran por algún descuido en tu ejercicio profesional.

Además, este seguro te brinda asesoría legal durante todo el proceso y cubre los pagos correspondientes a fianzas judiciales; sin embargo, es muy importante que consideres la suma asegurada que requerirías de acuerdo con la profesión que ejerces; ya que todo monto que supere dicha bolsa, tendrá que ser cubierto por la empresa o tu bolsillo.

Existen diversas opciones en el mercado asegurador, en algunos casos, con coberturas adicionales que complementan la protección, dependiendo de tu profesión.

Sin importar a qué te dediques, siempre habrá riesgos a los que estarás expuesto por errores u omisiones en tu quehacer profesional, por eso, lo más importante es que te desempeñes con la seguridad y empoderamiento que te brinda el saberte protegido. Decídete a ejercer sin temor a equivocarte.

*Beltrando Pini Rodríguez es vicepresidente de Distribución y Mercadotecnia en AXA México.

Imagen: