Desarrollo tecnológico e innovación: puntales del aumento o reducción de empleo

Un tema que siempre me apasiona y en el que México tiene un amplio camino por recorrer es el del desarrollo tecnológico y la innovación; elementos indispensable para apuntalar el incremento de la productividad y competitividad de cualquier nación y más ahora, en un escenario tan globalizado como el que le ha tocado vivir a nuestro país en la actualidad y a las nuevas generaciones, que se están convirtiendo en las fuerzas motoras de México.

El desarrollo y aplicación de la tecnología, a la par de la innovación en el diseño y fabricación de nuevos productos y servicios, es un tópico muy estudiado por diferentes investigadores, cuya producción de artículos y trabajos sobre el tema me ha tocado leer y que debiera de convertirse en un punto de análisis y discusión para toda nación que se encuentra en vías de crecimiento; que se está perfilando como país emergente y más si su economía, como es el caso de México, está poblada principalmente por un núcleo de empresas pequeñas y medianas o también llamadas pymes, las cuales generan, aproximadamente, cerca del 98% del PIB y alrededor del 75% del empleo, según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), para el año 2013.

Si visualizamos nuestro entorno, por todos lados podemos observar la aplicación de tecnologías e innovaciones en las grandes empresas; hecho que está acabando con las viejas prácticas al hacer las cosas, mejorando al mismo tiempo la competitividad empresarial.

Como pequeños ejemplos de ello, podemos citar el caso de la adquisición por parte de las compañías de paquetes de software o también llamados ERP´S (Enterprise Resource Planning), paquetes que permiten a los directivos de éstas lograr la integración o interacción de las diversas áreas o departamentos de una empresa, rediseñando con su aplicación de manera integral la serie de procesos efectuados; automatizándolos con la finalidad de volver a dichas compañías más productivas y competitivas; lo que da como resultado la reducción de costos, el incremento de las ganancias y la eficiencia en la operación.

Es de destacar, que con la aplicación del ERP las empresas, organismos o instituciones que los utilizan eliminan o simplifican diversas actividades que venían realizando, con su consecuente impacto en el empleo al cancelar las funciones de aquellas personas que participaban en ellas, así como su puesto de trabajo.

Ejemplo adicional de la aplicación tecnológica sucede en los estacionamientos de las plazas y centros comerciales y en las grandes autopistas, cuando los empleados que antes cobraban la prestación del servicio son desplazados pormáquinas que facilitan la labor disminuyendo, a la par, los multicitados costos para la empresa.

Ejemplos de lo anterior sobran por todos lados y esto nos lleva a cuestionarnos ¿hasta qué punto existe una respuesta a este fenómeno de sustitución de empleos por la aplicación de la tecnología e innovación? ¿Qué puede pasar si estas prácticas se generalizan más y más a las pymes las cuales, como dijimos, son las grandes empleadoras en México?

Existen investigadores partidarios de la aplicación tecnológica y la innovación que han planteado en sus diferentes estudios que al utilizarse tales desarrollos el desplazamiento de la mano de obra será aprovechada por otros sectores productivos y que incluso aquella persona que deja su empleo por la aplicación tecnológica en la carrera de las empresas por disminuir costos e incrementar la rentabilidad, tenderá a tratar de desarrollar nuevas habilidades y esto le permitirá, con su nueva calificación, contratarse en otro sector; situación que nos hace cuestionarnos si efectivamente un trabajador se puede capacitar de manera inmediata e incluso, desplazarse tan fácilmente de un sector a otro en busca de empleo en México.

Nuestro país transita por serios problemas estando entre ellos el referente al empleo y si los que saben de eso y toman decisiones ya están generando soluciones al respecto que bueno, le estarán quitando una mancha al tigre, de lo contrario, a echarse a correr cuando éste despierte.

*El autor es economista y catedrático de la EBC. Profesor de posgrado en el Campus Dinamarca. Colaborador en DNC consultores Centro de Estudios Estratégicos y Alta Dirección.