Enfrentando las alteraciones económicas y un homenaje a las mujeres

Dice el refrán, “no hay mal que por bien no venga”. Empiezo con esta frase que nuestras abuelitas utilizaban cuando presenciábamos una tragedia, con el objeto de darnos esperanza de que todo va a mejorar.

Verdaderamente, el lunes 9 de marzo del 2020, fue la tormenta perfecta que ya venía preparándose desde hace varias semanas. La guerra comercial entre las superpotencias, una nueva cepa de un virus, para el cual todavía no se tiene la cura, el cierre de fábricas, ciudades y fronteras para tratar de detenerlo y la disputa por el control del precio del petróleo, que sólo beneficia a los grandes países consumidores, pero que perjudica a los productores, tanto a nivel empresa como a nivel país. Todo eso provocó pánico entre los inversionistas, generando una estrepitosa caída de las bolsas de valores del mundo, del petróleo y de las monedas de los países en los que más afecta lo anterior.

Hace años, Warren Buffett comentó que al hacer un análisis de las opciones de inversión, no solamente se fijaba en el balance, ventas y resultados de la empresa, sino también en el equipo directivo y en los activos intangibles de las empresas como son las mercas y el estilo de la administración.

Hoy en día, estamos en un estado de inquietud económica por que todos esos acontecimientos nos ponen nerviosos; sin embargo, como me comentó un gran amigo, también es buen momento para pensar en comprar barato y hacer una muy buena inversión, ya que las variaciones provocadas por la percepción que tienen los mercados de capitales no forzosamente son un reflejo de la forma en la que se están administrando las empresas.

La empresa puede tener altas o bajas en sus ventas; sin embargo, una administración competente, lleva a cabo los ajustes oportunos para lograr que dichos vaivenes tengan el menor efecto negativo posible.

La comunicación entre la administración y los inversionistas es fundamental con objeto de que los últimos cuenten con la suficiente información de manera oportuna para tomar la decisión adecuada a sus intereses, pero que a su vez, permita que no sean sorprendidos en caso de alguna variación importante.

Las inversiones en acciones de las empresas son consideradas como inversiones de riesgo, ya que están sujetas a la especulación de los inversionistas. Por eso es importante que este tipo de inversiones sea considerado como de muy largo plazo, es decir, que el inversionista la mantendrá durante muchos años. Esto permite que a largo plazo el rendimiento acumulado sea positivo y atractivo. Por lo anterior, cuando el inversionista toma la decisión de poner su dinero en alguna empresa, tendrá que analizar no solamente las utilidades y la situación financiera actuales y de los últimos años, sino que también tendrá que considerar que tipo de administración tiene, ya que se estará casando con ella durante un largo tiempo.

Quiero aprovechar el espacio que tengo, para felicitar a todas las mujeres de nuestro querido país, ya que nos demostraron que, no solamente tienen una gran influencia en todos los ámbitos, sino que tienen una habilidad superior para organizarse y mandar un mensaje que, aunque algunos no les guste, es poderoso.

Las mujeres mueven una parte importante de la economía, pero no se equivoquen, esto siempre ha sido así. Desde que el ser humano empezó a formar familias y comunidades organizadas, han sido las mujeres quienes han hecho sobrevivir, ya que mientras los hombres se iban a cazar mamuts o hacer la guerra, las mujeres se quedaban en sus comunidades y las hacían funcionar sin que hubiera hambre o muertes por la misma.

En qué momento el hombre decidió que la mujer no tenía derechos o que podía hacerla sumisa, realmente no lo sé. En mi familia ninguna mujer ha sido sumisa, siempre fueron y son iguales y fuertes, por eso las admiro.