La participación del individuo en el proceso de innovación

Continuando con la temática de la semana pasada, hoy quiero continuar con los temas de innovación y administración del conocimiento, pero desde el punto de vista del individuo.

Todas las empresas de éxito, lo han forjado mediante no solamente la brillante idea de un individuo, sino de un trabajo de equipo que ha permitido desarrollarla y llevarla a un proceso de ejecución y producción.

Los agentes de la innovación son las personas que no solamente sueñan con una idea, sino también tienen la iniciativa de proponer el proyecto y convencer a los demás de que vale la pena ejecutarlo. Estas personas pueden estar en cualquier área de la organización y puesto.

La innovación no solamente puede ser generada por los individuos que dirigen, sino que las personas de todos los niveles pueden tener la posibilidad de hacerlo. Para esto, la empresa debe generar un ambiente de comunicación y reconocimiento a las personas que generen ideas factibles para la organización.

Varias veces hemos dicho y escuchado a otros decir que las crisis son oportunidades. Sin embargo, también la incertidumbre genera las oportunidades, y esta última, siempre existe en mayor o menor grado. La incertidumbre del futuro es generada por la conciencia de que vivimos en un continuo de tiempo, y que lo que tenemos como establecido hoy, mañana pudiera no existir.

La innovación surge en primer lugar, del imperativo de cubrir una necesidad, pero después de esto, en hacer la vida más cómoda y fácil o más disfrutable. La comunicación móvil, surgió de la necesidad de comunicarse efectivamente aún cuando se está fuera de la oficina; sin embargo, la posibilidad de complementar el dispositivo con herramientas de entretenimiento surge de la posibilidad de que el usuario además tenga algo que disfrutar, aunque esté en movimiento. Todas estas ideas surgen de algún individuo que llegó a la conclusión de que el dispositivo ya tenía la posibilidad de comunicar y más. Derivado de esto surgió un negocio de miles de millones de dólares.

Es necesario tener cuidado de no poner a soñar a todo el mundo dentro de la organización, pero si es necesario que las ideas puedan ser comunicadas adecuadamente y éstas tengan una respuesta por parte de la administración de la organización.

Las empresas deben tener claro cuál es su negocio y hacia a donde quieren ir, y hacia donde no es parte de su visión. También es necesario que las personas traten de laborar en una empresa que les genere satisfacción profesional y personal. Para lograr un ambiente sano en donde se favorezca la innovación es necesario que la empresa y las personas tengan bien alineados sus intereses.

Para lograr esto, la administración de las organizaciones tiene que desarrollar en su personal la voluntad de progresar mediante el dar a conocer todas las oportunidades y la creación de retos que permitan su crecimiento.

También, la administración tiene que crear oportunidad de aprendizaje mediante un entrenamiento y capacitación que vaya más allá de las labores básicas, sino que generen ambición de crecimiento de las personas. El progreso de las personas y el de la organización debe estar ligado en la consecución de sus objetivos, por eso el fomentar la innovación es clave para el éxito le la empresa y de las personas que colaboran dentro de ella.

El autor es Socio director de PKF México