dejar el trabajo

Por: Expansión / Ripe

Las vacaciones de verano ya terminaron y aunque tal vez no tuviste vacaciones, el trabajo disminuyó, el tráfico era menor y sentías una calma laboral. Ahora, las cosas vuelven a la “normalidad”, junto con el estrés postvacacional. Quizá deberías analizar si tu frustración responde a las expectativas profesionales muy personales o a la obsesión de perseguir un trabajo ideal que no existe.

Distribuir contenido