Escribe un curriculum con integridad y honestidad

La responsabilidad de enseñar ética, integridad y honestidad ¿de quién es? nos preguntamos.

La familia es el ámbito principal donde las personas aprenden a formar su carácter; en la escuela y la universidad, deben de enseñar ética y valores para reforzar el carácter del individuo.

En una empresa el ejemplo lo da el director general, por eso el activo más importante es la congruencia entre lo que dice y sus acciones.

La integridad y honestidad de una persona es fundamental para la confianza.

La ética es práctica de valores y diferenciar entre el bien y el mal. Los pilares de la ética son honradez, respeto y justicia.

Cuando una empresa contrata a una persona para una posición en específico, los valores son muy importantes para poder establecer una relación en el largo plazo.

Cuáles serían esos valores

Honradez – Veracidad: Tiende a falsear información o dice la verdad.

Respeto – Robo: Está propenso a cometer robos de bienes, dinero o respeta los bienes de la organización.

Justicia – Soborno: Existe la posibilidad de recibir soborno o resiste la tentación.

Honestidad – Norma: es posible que viole normas, leyes y reglamentos o respeta las mismas.

Cuando un candidato escribe su curriculum, debe de escribir con veracidad sus estudios y experiencia profesional.

Es inaceptable

  1. Incluir en el curriculum estudios, diplomados y maestrías que no se cursaron y terminaron.
  2. Incluir responsabilidades que eran de tu jefe y no tuyas.
  3. Escribir que fuiste responsable de un proyecto o la estrategia de la empresa cuando sólo participaste en una parte de la misma.
  4. Hacer propias las contribuciones del equipo de trabajo.
  5. Incrementar en el currículo la responsabilidad y la gente que te reportaba.

Cuál es la línea entre hacer un curriculum real y mentir

Recientemente tuvimos el caso de un Director de Recursos Humanos que presentó una estrategia de transformación del área de Capital Humano espectacular.

A la empresa le encanto la presentación y lo contrato.

Después de seis meses le tuvieron que pedir que se retirara de la empresa, porque no pudo implementar ninguno de los puntos presentados y sus relaciones interpersonales con el equipo de trabajo eran inadecuadas.

El comportamiento ético de la empresa, el empresario y sus empleados está forjando un prestigio frente a los clientes. La consistencia de los valores genera confianza en la compañía, la marca y en los individuos que trabajan en ella.

Los candidatos se tienen que preguntar:

¿Es rentable falsear mi currículo? o ¿es correcto manipular mi currículum? Las credenciales de un profesionista van más allá de su crecimiento profesional y se extienden profundamente a la ética, integridad, credibilidad, experiencia, creatividad y profesionalismo del individuo.

Lo que nuestros abuelos nos enseñaron es que el prestigio profesional, el cuidar el buen nombre de la familia y la honorabilidad son activos para toda la vida.

La autora es directora general de Servicios Empresariales Lucas5
mayra_ortega@lucas5.com
www.lucas5.com