Tres claves del buen emprendedor

Hoy en día muchas personas quieren crear su propia empresa, consideran que la independencia económica, ser su propio jefe y tener la posibilidad de emplear a otros es una de las mejores alternativas en el mundo laboral; sin embargo, emprender un negocio no es cosa fácil y la realidad es que no todos nacen emprendedores.

Al respecto, una encuesta realizada por OCCEducación, unidad de negocio de OCCMundial que ofrece a profesionistas y empresas asesoría gratuita en educación continua y capacitación, revela que 6 de cada 10 egresados están interesados en tener un negocio propio.

Y aunque es poco probable que en la escuela encuentren la fórmula mágica para iniciar un negocio exitoso, en OCCMundial les podemos decir cuáles son los tres básicos del espíritu emprendedor:

  1. CONFIANZA. El primer paso de un emprendedor confiar en sí mismo y tener la convicción de que logrará generar un impacto positivo en la sociedad a través de su negocio. Además no debe de temer a los errores porque equivocarse es parte del proceso y del crecimiento de una empresa por las enseñanzas y conocimientos que dejan como resultado. Una recomendación es trabajar en la toma de decisiones, actividad básica en donde la confianza es primordial.
  2. EMPATÍA. Cuando estés desarrollando un producto o servicio es importante ponerse en los zapatos del otro. Para esto, debes de pensar a qué sector de la población lo ofrecerás. Sin embargo, debes tener cuidado con estereotipar a tus clientes y creer que todos están hechos con el mismo molde. Es necesario tener la capacidad de visualizar una experiencia a través de los ojos de otra persona y de descubrir por qué toma ciertas decisiones de compra. De esta manera, podrás entender mejor la relación de tu propuesta con el mundo real, con gente de distintos gustos y criterios y pensarás si en verdad estás resolviendo alguna de sus necesidades.
  3. CREATIVIDAD. Hemos identificado que en las empresas que son exitosas el común denominador es lo creativo de su negocio y que tienen a un equipo de trabajo que hace uso de su creatividad en todo momento. Para ello, debe de haber apertura a las nuevas ideas en el ambiente de trabajo. La creatividad para un emprendedor no es un lujo, es algo fundamental, de hecho sin ésta es difícil que se haya decidido emprender un negocio y mucho más difícil sobrevivir. Asimismo, en el día a día permite convertir ideas en realidad, impulsa el rendimiento y la productividad, se traduce en mejores soluciones a los problemas y una gestión más eficiente del tiempo y de otros recursos, imprescindible hoy en día para poder destacar en un mercado tan competitivo como el actual.

Estas tres cualidades básicas junto con otro tipo de factores como conocimiento, experiencia, un plan de negocio para vender un producto o servicio, liderazgo, entre otras, abrirán el camino de los emprendedores hacia el éxito.