¿Cuáles son los puntos más importantes de un Contrato Mercantil?

Los contratos mercantiles son aquellos acuerdos de voluntades entre dos o más personas, que crean y transfieren derechos y obligaciones, siempre que alguna de ellas tenga la calidad de comerciante, de conformidad con el artículo 3 del Código de Comercio.

Los contratos mercantiles son aquellos acuerdos de voluntades entre dos o más personas, que crean y transfieren derechos y obligaciones, siempre que alguna de ellas tenga la calidad de comerciante, de conformidad con el artículo 3 del Código de Comercio. Dichos contratos generalmente persiguen la intermediación y la especulación económica, a efecto de generar la mayor ventaja económica posible.

Para la celebración, opinión o elaboración de cualquier clase de contrato es recomendable acudir con un abogado; sin embargo, aún sin contar con experiencia contractual se deben considerar los siguientes aspectos:

  1. Legitimación. Es un presupuesto importante para la celebración de cualquier contrato, ya que es la aptitud que tiene una persona para celebrar cualquier tipo de acto jurídico. Consiste en que los contratantes deben corroborar que quienes intervengan en la celebración del contrato se encuentren debidamente facultados para ello, por ejemplo, en la celebración un contrato de compraventa de acciones a través de apoderado se tiene que prever la presunción de encontrarse debidamente autorizado mediante testimonio de poder notarial para actos de dominio o copia certificada del mismo.
  2. Alcances, derechos y obligaciones. Los comerciantes al celebrar contratos procuran obtener la mayor ventaja comercial y económica posible, por lo tanto, se debe visualizar las ventajas y desventajas en cuanto a la prestación de servicios o materiales, según el tipo de contrato del que se trate.
  3. Duración. Es el lapso o vigencia que las partes otorgan para la vigencia del contrato, su importancia radica en la necesidad de cada una de las partes, así como a la expectativa que se genere respecto a la necesidad y pagos. La temporalidad transciende principalmente en los contratos aleatorios.
  4. Forma y lugar de pago. La complejidad de los negocios y la necesidad de adaptarse a diferente mercados implica en sí realizar intercambios comerciales internacionales de mercancías y servicios, razón por la cual los comerciantes deben adaptarse a ese tipo de intercambios y suscribir contratos con efectos pagaderos en moneda extranjera, por lo que regularmente y de acuerdo al artículo 8 de la Ley de Monetaria, deberá pagarse en la moneda que se convino o su equivalente en moneda nacional al día y fecha en que debió efectuarse el pago.
  5. Cláusula penal. Ante el incumplimiento en alguna de cláusulas estipuladas en el contrato, las partes pueden señalar sanciones de carácter pecuniario, de manera tal que dichas sanciones repercuten en los beneficios o gananciales de ambas partes, generando una obligación natural hasta antes de su incumplimiento.
  6. Garantías. Los contratos accesorios, son aquellos que nacen en virtud de un contrato primigenio o principal, estos contratos tienen como motivo generar certidumbre en los contratantes respecto al cumplimiento de sus obligaciones, generalmente la fianza, prenda e hipoteca; aunque esta última es meramente de carácter civil.

Los puntos anteriores, constituyen los elementos indispensables a considerar en un contrato de naturaleza mercantil, sin embargo, será el tipo de contrato que se pretenda celebrar sobre el cual se hará un análisis determinado.

Leninn Escudero Irra, director y fundador de Escudero Irra y Asociados @escuderoirra