El papel del contador en un emprendimiento

En muchas actividades que realizamos, para conocer el avance que hemos tenido es recomendable medir nuestro desempeño, para lo anterior generalmente se requieren de datos que serán la base para diseñar un plan de acción; ya sea para corregir y/o mejorar lo logrado hasta ese momento.

Por ejemplo, si deseamos entrenar para una carrera, generalmente es recomendable tener un plan de entrenamiento, y medir por ejemplo, el tiempo en el recorremos cierta distancia, y con base en esto establecer un calendario acerca de los días que debemos entrenar en una semana, acorde con nuestras características físicas, el tiempo recomendable de entrenamiento, que tipo de ejercicios debemos practicar, entre otros, y así llegar al objetivo; estas mediciones se deben hacer periódicamente para conocer nuestras fallas o aciertos; y para lo anterior es recomendable acercarnos a un entrenador quien con base en su experiencia nos pueda brindar datos e información de nuestro proceso. Cuando emprendemos un negocio esta medición también es necesaria.

En un emprendimiento, en donde tenemos como objetivo generar utilidades intervienen en general dos elementos ingresos y costos y gastos, la diferencia entre ellos es positiva – es decir el ingreso es mayor – se piensa que hemos obtenido una utilidad en nuestro negocio, si bien lo anterior nos da un acercamiento general del resultado de nuestras operaciones, no siempre es así de sencilla dicha medición.

Para tener una visión real del funcionamiento de nuestro negocio es necesario llevar una contabilidad formal, realizada por un profesional y especialista que con su experiencia nos acompañe en el proceso y brinde datos e información para que nosotros podamos observar y analizar nuestras fallas o aciertos - y su origen - y determinemos el plan para su corrección en caso de ser necesario, como con el entrenador de nuestra carrera.

En este caso el especialista que nos puede acompañar es el contador, quien debe ser capaz de procesar todas las operaciones y transacción que afectan a un negocio, ya sean internas o externas.

Si bien este tema pareciera ser muy trillado, me pareció importante retomarlo en virtud de que tuve oportunidad de platicar con un grupo de emprendedores después de una plática, en la cual abordamos tema y muchos otros temas, que, diría, la mayoría han dejado de lado éste asunto.

Generalmente esta tarea de llevar contabilidad es visto como un gasto innecesario, he escuchado frases como: “por el momento no es necesario ya que vamos iniciando nuestro negocio, cuando comencemos a ganar entonces probablemente necesitemos de un contador, uno que sea barato…”.

En mi opinión, precisamente el papel del contador debe ser un elemento que tiene que estar presente al inicio del emprendimiento, debido a que es desde aquí donde debemos empezar a medir nuestros resultados y entonces ajustar lo que sea necesario para alcanzar nuestro objetivo.

Si la carrera que comentamos anteriormente fuera de 21 kilómetros y pensáramos que debido a que tengo los mejores tenis, el short y camiseta más confortable, etc. y un día me levanto y comienzo a correr, algunas posibilidades del resultado que pueda obtener son: que me lastime, que en el kilometro 5 no pueda correr más, etc. El entrenador seguramente nos orientaría acerca de la distancia y tiempo que hemos corrido en nuestros primeros días de entrenamiento, y con esos datos podrá recomendarnos los siguientes objetivos, pasado un periodo seguramente nos mostraría los nuevos datos – tiempo y distancia recorridos – y nuevamente nos recomendara el plan a seguir; pero lo más importante es que esos datos los vemos y analizamos nosotros mismos y entonces podemos ser un poco más arriesgados o cautelosos en nuestros entrenamientos.

Lo anterior sucede de igual manera en un emprendimiento, el contador a través de la normas contables establecidas nos proveerá de datos que nos servirán para analizar nosotros mismos nuestro comportamiento y desempeño, y entonces podríamos arriesgarnos o ser cautelosos en nuestra estrategia de negocios, estos datos – que se pueden determinar en el periodo que decidamos – nos darán los elementos para analizar nuestro comportamiento económico y tomar decisiones más acertadas para alcanzar nuestro objetivo, por ello en mi opinión esta tarea de llevar contabilidad es muy importante al inicio del negocio de otra forma quizá no sea tan sencillo conocer si efectivamente estamos ganando en nuestro negocio, el hecho de que una empresa venda mucho no quiere decir que este generando utilidades.

Es por lo anterior que mi recomendación, al momento de planear un emprendimiento debe incluir la participación de un contador público, profesional que sin duda puede ayudarnos a procesar la información que generan nuestras actividades económicas y proveernos de datos para nosotros mismos realicemos nuestro análisis y nos permita evaluar e implementar medidas como: incrementar el precio de venta, esperar un poco más para adquirir activo fijo, reducir algunos costos o gastos, buscar nuevos proveedores, pagar de forma anticipada alguna compra, etc. Lo cual sin duda ayudará a que nuestro emprendimiento comience con el pie derecho y efectivamente comencemos a ganar, en ese momento nos podremos comprobar que esta inversión no es un gasto innecesario.

Finalmente, cabe señalar que la materia tributaría – es decir el pago de impuestos – tiene como base la contabilidad por lo que ésta toma todavía mayor relevancia; de los impuestos les comentaré posteriormente.

El autor es Alejandro Bolaños Pérez, integrante de la Comisión Fiscal 4 del Colegio de Contadores Públicos de México.