Riesgos y desviaciones por no cumplir con las funciones del Consejo de Administración

El Código me Mejores prácticas Corporativas (CMPC) en su Práctica 7 del Capítulo IV, recomienda 17 funciones genéricas que debiera seguir el Consejo de administración para tener un buen Gobierno Corporativo, además de las obligaciones y facultades que prevén las leyes aplicables.

A continuación, se proponen los principales riesgos y desviaciones aplicables al Consejo, por no seguir estas 17 funciones genéricas:

  1. La falta de definición de la visión estratégica, puede causar entre otras desviaciones, confusión y hasta contradicciones en los objetivos a lograr y en los medios para conseguirlos por parte de dos o más miembros del propio Consejo, o bien, entre éste y la Dirección General.
  2. La carencia de vigilancia de la sociedad, puede originar múltiples desviaciones, como continuar con negocios no lo suficientemente rentables y en línea con la visión estratégica, desorden operativo y financiero que afecte la rentabilidad y la imagen hacia el interior y exterior de la empresa, costos y gastos innecesarios, deficiente productividad e indebidos cotos de poder de ciertos directivos.
  3. La falta de aprobación objetiva de la gestión de la Dirección General puede causar entre otros, una evaluación inadecuada de los resultados de la Dirección General y de sus Directivos, causando confusión o incluso engaño a varios de los accionistas de la sociedad.
  4. Una desviación común entre muchas empresas grandes y de Pymes, es que un accionista mayoritario designe al Director General y a los funcionarios de alto nivel y no bajo la experiencia y visión del pleno de los Consejeros Patrimoniales e Independientes, causando desviaciones en su desempeño, por nombrar funcionarios que no cumplen con el perfil esperado.
  5. La falta de respeto y voz de los accionistas minoritarios, causa desconfianza y descontento entre éstos, situación que también se permea a los denominados como Terceros Interesados por el CMPC, afectando la imagen de la sociedad, pudiendo llegar a causar hasta demandas de tipo civil y penal.
  6. La no creación de valor para los accionistas y la permanencia en el tiempo de la sociedad, tarde o temprano afecta financieramente a la empresa, originando pérdida de mercado, e incluso hasta la desaparición de la empresa o de alguna de sus unidades operativas.
  7. La falta de emisión y revelación responsable de la información y de su transparencia produce desconfianza de algunos de los accionistas, directivos, consejeros y Terceros Interesados, como pudieran ser los bancos que realizan préstamos a la empresa, o bien, futuros inversionistas potenciales interesados en el futuro y crecimiento de la sociedad.
  8. La falta de mecanismos de control interno y de la calidad de la información afectan directamente la credibilidad de la misma por parte de consejeros, accionistas y de Terceros Interesados. En estos casos resulta urgente la remoción del Director de Finanzas o del contador, e incluso, hasta del Director General responsables de la información inadecuada.
  9. La carencia de políticas para aprobar las operaciones con partes relacionadas origina distorsiones en la preparación del balance (principalmente en el pasivo y en el capital contable) y del estado de resultados para los diversos usuarios: Dirección General, Consejeros y Terceros Interesados.
  10. La falta de mecanismos para la identificación, análisis, administración, control y revelación de los principales riesgos de la sociedad afecta directa y severamente el correcto y sano desarrollo operativo y financiero de la sociedad (con los consecuentes costos y gastos adicionales innecesarios), poniendo en serio cuestionamiento la permanencia en el tiempo de la empresa.
  11. La ausencia de un Plan formal de Sucesión para el Director General y los funcionarios de alto nivel puede afectar el sano desarrollo operativo y financiero de la sociedad, su imagen y su permanencia en el tiempo de la sociedad, así como pérdida de mercado ante la competencia.
  12. La falta de un Código de Ética y de su cumplimiento origina serias desviaciones en el sano desarrollo operativo y financiero de la empresa, además de una deficiente imagen ante accionistas minoritarios, consejeros y Terceros Interesados, como son los clientes y proveedores de la sociedad.
  13. La falta de promoción de que la sociedad considere a los Terceros Interesados en la toma de decisiones, en los casos que sea aplicable, puede causar problemas de imagen y desconfianza hacia algunos elementos de la empresa.
  14. La ausencia de mecanismos para promover la revelación de hechos indebidos y la protección de informantes origina desconfianza a denunciar conductas anómalas, así como vicios de todo tipo de personal, cotos de poder, abusos y hasta fraudes por empleados y directivos.
  15. La falta de establecimiento de planes de contingencia y recuperación de la información origina problemas en los sistemas de la sociedad que puede causar la perdida de información, o incluso la falta de operación y cierre temporal de unidades operativas (por horas o incluso días) como sucursales, almacenes y tiendas de la empresa, afectando su rentabilidad, continuidad de operaciones e imagen ante clientes y proveedores.
  16. La ausencia de mecanismos para comprobar que la sociedad cumple con las disposiciones legales, además de causar problemas de relación con las autoridades federales, estatales y municipales, origina el pago de multas y sanciones, así como posibles clausuras de unidades operativas, afectando la rentabilidad y la imagen de la empresa, pudiendo llegar incluso a afectar la permanencia en el tiempo de la sociedad.
  17. La falta de dar certidumbre y confianza a los inversionistas y a los denominados Terceros Interesados (como autoridades, bancos, clientes y proveedores) sobre la conducción honesta y responsable de los negocios de la sociedad afecta no solo la imagen y desarrollo de la empresa, sino su continuidad en el tiempo y la falta de elementos objetivos para atraer nuevos inversionistas o préstamos de las instituciones financieras.

Como puede notarse, la falta de cumplimiento con alguna o varias de las diecisiete funciones genéricas del Consejo sugeridas por el CMPC puede ocasionar numerosos riesgos y desviaciones importantes, de ahí la importancia de implantar las bases necesarias y una adecuada coordinación en el establecimiento de los mecanismos necesarios correspondientes entre la Dirección General y el Consejo, con el fin de lograr un sano desarrollo operativo y financiero de la sociedad, así como de su permanencia en el tiempo.

*El autor es miembro del Consejo Editorial de la Revista Veritas del Colegio de Contadores Públicos de México y Consultor Independiente
[email protected]