El compromiso laboral y la eficiencia en la empresa

Tratando de dar continuidad a los temas de los artículos de las dos semanas anteriores, hoy quisiera hablar de la relación entre la eficiencia y productividad de la organización, y el papel del compromiso que tienen que desarrollar, tanto la empresa como los individuos, para alcanzar los objetivos que sean planteados de las dos partes.

Ya vimos las semanas anteriores que para que las empresas funcionen adecuadamente, como requisito previo, es necesario que la organización tenga definida su misión, visión y objetivos a corto y largo plazo; que existan procesos bien definidos para todos los niveles y que hayan tareas específicas para cada puesto que ocupen los individuos.

Todo eso es difícil que funcione si no existe un compromiso entre todos los involucrados, que es el énfasis que pusimos al cerrar el artículo de la semana pasado.

De acuerdo con el diccionario, el compromiso significa una obligación contraída por una persona a algo plazo. También en un acuerdo formal al que llegan dos o más partes tras hacer ciertas concesiones cada una de ellas.

En el tema que nos ocupa, utilizamos la palabra compromiso como una promesa de las partes para lograr un objetivo común. Así como en un matrimonio la pareja se compromete a ser fieles al otro, en el ámbito laboral, todos los integrantes de una organización se comprometen a poner su mejor esfuerzo para que logrando los objetivos de esta, puedan todos en lo individual lograr sus objetivos personales.

Para esto, cuando la administración de una entidad selecciona a su personal, evalúa no solamente los conocimientos y la capacidad técnica que requiere el puesto, sino también los planes y metas personales, con objeto de ver que tanto se alinean con las de la propia entidad.

Asimismo, la persona que quiere entrar a trabajar a cualquier entidad busca que la organización de esta esté de acuerdo con sus expectativas, planes y ambiente deseado, con objeto de lograr cumplir con sus planes y objetivos a corto y largo plazo.

Hoy en día, los mercadólogos hablan de que las nuevas generaciones están acostumbradas a que los bienes que adquieren pueden ser substituidos de una manera muy sencilla. Así mismo, existe una tendencia de ver el empleo como algo que puede ser cambiado rápidamente por algo que sea una nueva experiencia. La juventud busca nuevos retos.

Todo lo anterior, es muy importante si tanto el individuo como la entidad quieren alcanzar el éxito deseado. Para una empresa, es fundamental generar un ambiente de trabajo que cumpla con las expectativas de los individuos que quiere que trabajen en ella. Para eso, además de generar perfiles de puesto que no dejen la menor duda respecto a lo que debe cumplir y hacer cada uno de los individuos que los ocupa, debe generar la posibilidad de un desarrollo integral que incluya la oportunidad de crecimiento y aprendizaje de las personas.

Para lograr que haya un verdadero compromiso de los individuos hacia la entidad para la cual laboran, debe generar las siguientes condiciones:

  1. Debe dar la misma lealtad al individuo, de la que espera de este.
  2. Debe generar las condiciones para el crecimiento profesional e individual de las personas.
  3. Debe dar la posibilidad de un plan de carrera dentro de la empresa.
  4. Debe dejar claro que la colaboración y el respeto entre compañeros de trabajo es fundamental para que tanto los individuos como la empresa cumplan sus metas y objetivos.
  5. Debe generar un código de ética y de trabajo que le de al individuo un mística y orgullo de cumplirla.
  6. Así como debe generar orden y disciplina en el trabajo, también debe dar y promover respeto hacia la vida personal y familiar de las personas.