Las bondades del comercio electrónico

Más que un enemigo, en los tiempos actuales estar fuera de la visibilidad que brinda el mundo digital y el comercio en línea, representa una gran desventaja para cualquier empresa, ya que se pueden perder grandes oportunidades, como la interacción, venta y relacionamiento con otras organizaciones, con el amplio alcance que sólo puede hacer posible el Internet.

El comercio electrónico puede facultar al empresario a crear una compañía totalmente digital, que no requiere necesariamente de espacios físicos para operar o vender sus productos, tampoco de invertir en espacio de almacenamiento de inventario, contratar personal extra, entre otras características; haciendo el modelo de su negocio eficiente y altamente escalable.

Asimismo permite, mejor que cualquier programa de lealtad de una tienda departamental, conocer ampliamente los hábitos de consumo y las preferencias de nuestros clientes, con lo cual es posible adaptar nuestros inventarios o servicios a la demanda que se perciba.

La presencia en línea brinda un rostro a la organización, que comunica los elementos esenciales de su identidad, así como los productos y servicios que ofrece. También ayuda a mejorar su posicionamiento en la mente de consumidores, y crea un enlace con nuevos públicos, que pueden reflejarse en negocios B2B (Business to Business) o con clientes finales con el B2C (Business to Consumer).

Aunque el comercio electrónico es un fenómeno a la alza en México, con un crecimiento de 34% a 162 mil millones de pesos en el último año, de acuerdo con la AMIPCI, aún le faltan años para llegar a su madurez. Para una empresa que está dando el “salto online”, será necesario incorporar herramientas tecnológicas tanto de hardware como de software, las cuales permitan realizar operaciones tanto de venta, distribución, o bien de atención al cliente.

El primer reto que enfrenta una empresa son las inseguridades que pueden tener los usuarios de la red con respecto al comercio en línea. Las ideas de fraude electrónico, suplantación de identidad, o simplemente la desconfianza en que los productos y servicios no le sean entregados, pueden ser un obstáculo para el crecimiento de sus ventas online.

El enemigo número uno de una compañía respecto al e-commerce, puede ser la falta de credibilidad. Para brindar mayor confianza a sus posibles clientes, las empresas deben otorgar información completa (como datos de contacto, oficinas y recomendaciones de terceros), brindar el mejor y más rápido servicio posible y, algo se suma importancia, contar con todos los candados de seguridad necesarios para asegurar nuestras operaciones y la seguridad de nuestros clientes.

El autor es vicepresidente de Ventas de Active International México
JBrugger@activeinternational.com