Personalice la experiencia de sus colaboradores para obtener mejores resultados

Para las organizaciones del mundo actual, sus colaboradores deben ser una pieza clave y central para lograr adaptarse a los requerimientos de clientes completamente informados, exigentes y con gran capacidad de influir en el desarrollo de sus negocios. Es así como surge el concepto “Employee Centricity” que sitúa al empleado en el centro de sus estrategias dándole mayor protagonismo.

Para las organizaciones del mundo actual, sus colaboradores deben ser una pieza clave y central para lograr adaptarse a los requerimientos de clientes completamente informados, exigentes y con gran capacidad de influir en el desarrollo de sus negocios. Es así como surge el concepto “Employee Centricity” que sitúa al empleado en el centro de sus estrategias dándole mayor protagonismo.

Poder implementar una estrategia centrada en el talento humano requiere de la participación del departamento de Recursos Humanos, que juega un papel fundamental, ya que es el área desde donde se buscará el bienestar y la mejora en la experiencia del empleado.

Al sentar las bases de una correcta estrategia de “Employee Centricity”, es primordial direccionarse al interior de la organización y escuchar, para conocer las expectativas, intereses, percepciones y necesidades de sus empleados. El entendimiento de todos estos aspectos emocionales y generadores de experiencias contribuirá para generar una serie de beneficios concretos para las empresas como una mayor calidad del empleo y una mejora de las oportunidades de desarrollo, por ejemplo.

A partir de aquí, se deben diseñar experiencias positivas y estimulantes en el ciclo de vida del profesional dentro de la compañía, desde la fase de reclutamiento y selección, incorporación, retribución, participación en el diseño de sus procesos, vinculación a proyectos y equipos de trabajo, cambios en sus responsabilidades, hasta la desvinculación de la organización.

Un elemento adicional vinculado con la experiencia del empleado es la “Consumerización” que contempla toda la experiencia de trabajo para que el colaborador pueda personalizarla con opciones como: elegir cómo quiere trabajar, su horario, lugar de trabajo, y los cursos que le interesan. Esta modalidad es ideal para las compañías que tienen complicaciones para cubrir sus vacantes o retener al talento.

El espacio de trabajo es un aspecto importante, nuevamente se está revisando si los espacios abiertos son los mejores o se deben realizar los cambios y ajustes necesarios. Es decir, recurrir a la personalización para que el área de trabajo sea adaptable, que se puedan crear diferentes conceptos para los diversos colaboradores, equipos y necesidades, incluso que cada día las personas puedan elegir dónde van a trabajar, fomentando la colaboración y la conformación de equipos de trabajo flexibles y globales.

Otro componente de la definición y mejoramiento de la experiencia del empleado es el que tiene que ver con generar acciones, desde RH, para que los integrantes de las empresas tengan un buen equilibrio entre su vida laboral y personal.

En este nuevo panorama con el capital humano en el centro de las organizaciones, cada compañía requerirá una preparación y planeación específica y adaptada a su cultura, a su industria y a su propio contexto, lo que representará generar algunos cambios y adaptaciones internos con la promesa de beneficios tangibles ya que, en definitiva, gran parte del éxito de la organización se sustenta en los colaboradores que la integran.

El autor es Maribel Cano, Latin America Marketing Manager de Meta4