¿Cómo evitar el robo de identidad financiera?

Una Tendencia Creciente

El robo de identidad financiera es la usurpación de los datos de una persona con los que se llevan a cabo actividades financieras, de las cuales la persona afectada no tiene ningún conocimiento. Desde la clonación de una tarjeta de débito o crédito hasta la usurpación de identidad fiscal se hacen cada vez más comunes en el país.

De acuerdo al Banco de México (BM) nuestro país ocupa el octavo lugar a nivel mundial en este delito; 37% de robo de identidad financiera ocurre a través del robo de carteras; 33% por la pérdida de documentos oficiales y 30% por la clonación de tarjetas bancarias.

Uno de los métodos más usados para conseguir los datos de una persona es el Dumpster Diving o el buceo de basurero, que debido a la mala costumbre de desechar casi intactos los recibos o estados de cuenta, hace que cualquier desconocido que urge en la basura pueda encontrar algún documento con nuestros datos.

Nuevas formas de Robo de Identidad

Las afecciones más comunes al día de hoy, por robo de identidad están relacionadas con compras principalmente por internet (pishing): la apertura de cuentas bancarias, solicitud de créditos e incluso de automóviles. De acuerdo a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) del 2011 a la fecha, los robos de identidad, se han incrementado en un 500 por ciento.

Cabe destacar que los nuevos sistemas para el robo de identidad financiera están relacionados con el robo de la identidad fiscal; el cual se lleva a cabo a través de la clonación de nuestra identificación oficial, con la que hacen un registro ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para abrir una empresa fantasma mediante la cual se hacen negocios millonarios de los cuales no nos enteramos hasta que la autoridad nos reporta que debemos impuestos de actividades que nosotros nunca realizamos.

¿Cómo evitarlo?

Algunas recomendaciones para evitar el robo de identidad son:

  1. Nunca perder de vista sus tarjetas bancarias para evitar que estas sean clonadas
  2. Romper los vouchers o estados de cuenta cuando estos sean desechados
  3. Revisar que cuando necesitemos copias de nuestros documentos oficiales, se saquen únicamente las que nosotros solicitamos y que el establecimiento no se quede con ninguna.
  4. Acudir a la CONDUSEF y solicitar nuestro estado en el buró de crédito para asegurarnos de que no han solicitado ningún crédito a nuestro nombre.

El autor es Miguel Ángel Marina Moreno, docente e investigador en la Escuela Bancaria y Comercial (EBC) Campus Chiapas