¿Ya presentaste tu declaración anual?

Foto: El Economista

Cuentas con 23 días para presentar su Declaración Anual ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) correspondiente al ejercicio 2013. Si eres de aquéllos que aún no realiza el trámite deberás apresurarte para cumplir en tiempo y forma con tu obligación fiscal; recuerda que el pasado 30 de marzo el SAT advirtió que no habrá prórroga para ejecutar el ejercicio.

En la Declaración Anual que debes presentar se realiza el cálculo definitivo del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y del Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), pues los nuevos cambios fiscales entrarán en la declaración 2014.

También, deberás informarle a la autoridad el monto de tus ingresos obtenidos durante el ejercicio, así como las deducciones y las retenciones relacionadas con tu actividad económica, además de los pagos provisionales que efectuaste durante el año.

Olga Leticia Ávila Sandoval, catedrática de la Escuela de Contaduría en la Universidad Panamericana, indicó que cumplir con tus obligaciones fiscales trae consigo beneficios pues te harás acreedor, en caso de acceder a ella, a una devolución que se te reembolsará en un lapso de cinco días hábiles.

En tanto, hasta el 31 de marzo la autoridad ha devuelto 1,776 millones de pesos a más de 199,000 contribuyentes. Aún estás a tiempo.

Pero si dejas todo para el último momento, además de encontrar largas filas en las unidades del SAT para cualquier asesoría o aclaración y de navegar en un portal de Internet saturado, te harás acreedor a recargos, actualizaciones, multas, embargos y, en el peor de los escenarios, a penas de prisión.

El organismo recaudador precisó que se impondrán multas que van de 11,240 pesos a 22,500 pesos a todos aquellos contribuyentes que no presenten las declaraciones en los medios electrónicos (Internet), estando obligados a ello, presentarlas fuera del plazo o no cumplir con los requerimientos fiscales.

¿Qué debes tener a la mano para elaborar y presentar el ejercicio?

Para agilizar el proceso ten a la mano todos los documentos que necesitas para presentar tu Declaración Anual. En este camino, prepara las constancias de percepciones y retenciones, además de tus declaraciones mensuales, las cuales deben estar al corriente. Si no presentaste alguna es momento que las elabores para evitar molestias innecesarias.

También, los recibos de honorarios o facturas de los gastos relacionados con tu actividad. Aquí puedes meter los recibos o facturas de los pagos por servicios educativos y de tus deducciones personales.

El SAT informó que el decreto de beneficios fiscales del 2013 permite deducir los pagos de colegiaturas, por los siguientes montos, como máximo:

Preescolar, 14,200 pesos; primaria, 12,900 pesos; secundaria, 19,900; profesional técnico, 17,100, y bachillerato o equivalente hasta 25,500 pesos. Para acceder a este beneficio debes contar con el comprobante de pago correspondiente.

“Para el envío de tu declaración requieres contar con la contraseña o tu firma electrónica avanzada e ingresar a la aplicación DeclaraSAT”, precisó Ávila Sandoval.

Paga tus impuestos con tarjeta de crédito

Si al final de tu declaración resultó con un impuesto a cargo cuentas con tres alternativas para liquidarlo.

José Manuel Velderráin, especialista del ramo fiscal, explicó que la mayoría de los contribuyentes pagan en ventanilla bancaria de las instituciones financieras autorizadas. Podrás pagar con cargo a tu tarjeta de crédito o débito. Los bancos que ofrecen este beneficio son Inbursa, Banamex, Banorte y BBVA Bancomer.

Ávila Sandoval consideró que la autoridad es muy flexible, por lo que pone a tu disposición el pago por parcialidades: hasta seis mensualidades consecutivas. Una vez que elijas está opción no podrás cambiarla.

El primer pago correrá a partir de abril. En caso de que no liquides alguna parcialidad dentro del plazo, estarás obligado a pagar recargos por falta de pago oportuno. En este sentido, el SAT informó que se multiplicará el número de meses de atraso por el factor de 0.013.

[email protected]

CRÉDITO: 
Paulina Gómez, El Economista