La teoría y práctica al manejar su dinero

Cuando le mencionan el tema de educación financiera, ¿a qué cree que se refieran? Usualmente se piensa en un tema lleno de cifras y conceptos abstractos, alejados de la vida diaria.

Nada más alejado de la realidad. La educación financiera es algo que sale a flote en “cada simple decisión que tomamos todos los días, pero que tiene efectos muy importantes en nuestra vida”, indicó Jorge Torres Góngora, director general de Educación Financiera de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

En el marco de la Semana Nacional de Educación Financiera, el funcionario expuso los conceptos o pilares básicos que deben conocer las personas para mantener unas finanzas sanas y tener una mejor calidad de vida a través de ellas.

LO BÁSICO QUE HAY QUE SABER

La definición de la educación financiera fue el primer concepto que expuso, el cual está compuesto por tres vertientes: conocer los productos y servicios financieros disponibles, desarrollar habilidades para aprovecharlos mejor y, finalmente, conocer nuestros derechos como usuarios del sistema financiero.

Los pilares sobre los que se sustenta la educación financiera son seis: presupuesto, ahorro, crédito, seguros, inversión y ahorro para el retiro. La combinación de esta lista permite mantener una estabilidad patrimonial y facilita la realización de las metas que la gente se proponga.

Además, Torres Góngora instó a conocer lo que el gobierno está haciendo para difundir este tema.

Destacó la inclusión de la educación financiera en los programas de educación básica y media, indicada en el Plan Nacional de Desarrollo 2013- 2018, pues “mientras más temprano conozca la gente estos conceptos y maneje de mejor forma los productos financieros, el resultado va a ser mucho mejor”; sin embargo, no hay edad para aprender de finanzas, siempre es provechoso, acotó.

LO QUE SIEMPRE SE DEBE HACER

No todo es teoría. La práctica también es importante en nuestras finanzas. Comparar, planificar y diversificar son tres prácticas que la gente debe tener en cuenta, comentó Alfredo Ramírez Leo Castellanos, CEO del portal Compara Bien, el cual permite comparar diversos productos financieros y de telecomunicaciones para realizar una mejor compra.

Comparar es, básicamente, obtener información de varios productos para contrastarlos y adquirir el más conveniente. “La sociedad tiene la necesidad de comparar las opciones del mercado”, dijo Alfredo Ramírez y enfatizó que se deben evitar las compras impulsivas. Aparte de comparar, ambos instaron a la gente a planificar y diversificar.

Planificar, igual que la comparación, es un hábito que se puede aplicar en cualquier ámbito de la vida.

Diversificar, aseguró Castellanos, va más encaminado a las finanzas y sirve para proteger nuestros ahorros o inversiones ante posibles riesgos. (Con información de Yael Córdova)

EXISTE UN DÉFICIT REGIONAL DE EDUCACIÓN FINANCIERA

Los retos financieros de la sociedad mexicana no son un mal endémico. De hecho, los comparte con la mayoría de los países latinoamericanos. Alfredo Ramírez, CEO y fundador del portal Compara Bien, con presencia en seis países de Latinoamérica, opina que hay similitudes en el subcontinente en cuanto al consumo, educación y bancarización.

“Somos muy parecidos. Los problemas de falta de educación financiera y sobreendeudamiento se dan de manera similar en todos los países”, explicó Ramírez.

Aseguró que existe un déficit de educación financiera en la región, que comienza desde los colegios, pero se lleva hasta la vida adulta e impide tener prácticas financieras saludables.

También consideró que el reto de la bancarización es “una de las grandes barreras para el crecimiento” de cada país en esta región.

Los niveles de bancarización son similares en varios países de Latinoamérica, siempre menor a 40% de la Población Económicamente Activa, lo cual está muy por debajo del nivel de otras regiones, como Europa o el sudeste asiático, añadió.

“Este desafío común se pudo originar por la falta de conocimientos de la población y/o porque las instituciones financieras no han tenido una propuesta competitiva para ofrecerla a la gente”, opinó.

En cuanto a la educación financiera, México se encuentra en el promedio de la región, aunque hay otros países donde este tema está más desarrollado, tal es el caso de Chile.

Sin embargo, Ramírez destacó el trabajo que ha hecho la Condusef al respecto.

“Una de las cosas que me llamó la atención en México es el trabajo de la Condusef, lo hemos notado desde lejos. Más países en Latinoamérica deberíamos imitar ese tipo de acciones (como la Semana Nacional de Educación Financiera)”, concluyó.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Javier Rendón González / El Economista