Reestructura tu deuda antes de caer en mora

Foto EE: Archivo

Cuando adquirimos un crédito (ya sea hipotecario, automotriz o simplemente por medio de tarjetas de crédito) lo hacemos bajo ciertas condiciones. Los planes de pago a largo o corto plazo ya están contemplados, pero en ocasiones la posibilidad de pagar se ve mermada por algunos factores. Debido a esto muchas personas terminan cayendo en mora, pero podría tomar acción antes de que sus finanzas comiencen a afectarse.

Eduardo López Chávez, profesor de la Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Panamericana, aseguró que a ninguna institución financiera le interesa tener clientes que puedan caer en moratoria, por lo que existe siempre la posibilidad de reestructurar.

Destacó que todas las instituciones financieras cuentan con su área de crédito y de análisis de crédito, en donde se encargan precisamente de planear la reestructura.

Recomendó que cuando se acerque con su acreedor lo haga con una propuesta, contemplando cómo están sus ingresos, cuáles son sus posibilidades de pago, cuáles son sus otras deudas, y además debe contar con comprobantes de lo anterior.

Refirió que cuando hace una reestructura su acreedor le dará una tasa diferente a la que contaba, la cual casi siempre será más alta pero a un plazo mayor; sin embargo, considere que será más baja a la que seguramente le brindará si se convierte en un cliente moroso.

Aconsejó determinar su situación real y acudir con la institución financiera para saber qué es lo que más le conviene. Incluso si el motivo por el que desea reestructurar su deuda es debido a que se quedó desempleado, la institución financiera puede otorgarle cierto plazo libre de pago.

Informó que buscar a su acreedor para reestructurar su deuda, evitando así caer en mora, es bien visto por las instituciones financieras.

Sofía Macías, vocera del programa Consumo Inteligente de Mastercard, detalló que cuando reestructure su deuda puede alargar el plazo a pagar, pero en consecuencia su tasa será mayor. Sin embargo sería conveniente buscar que ésta baje.

Aconsejó que en cuanto detecte el problema de sus posibilidades de pago contacte a su institución financiera, para buscar solucionarlo antes de que le genere un conflicto de deuda real y termine afectando su historial crediticio.

“Recuerde que si paga con reestructuras, quita o pagos moratorios, siempre quedarán registrados en su historial crediticio, pero sin duda la primera tendrá mejores calificaciones”, acotó.

Añadió que contar con una cantidad considerable también puede ser una solución, debido a que en ocasiones si adelanta pagos podrían reducirle la cantidad mensual a pagar.

Juan Pablo Zorrilla, codirector general de Resuelve tu Deuda, destacó que en México son muy pocas las instituciones financieras que reestructuran una deuda sin que usted haya caído en mora.

Aseguró que la alternativa de sacar un crédito nuevo para pagar uno anterior es un gran error ya que se está sobreendeudando. Incluso está apretando aún más su flujo disponible. Además, un nuevo crédito podrá adquirirlo con peores condiciones, ya que al hacer su análisis de riesgo observará que su capacidad de pagar es poca en esos momentos.

Jesús Chávez Ugalde, director de Análisis de Productos y Servicios Financieros de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), consideró que uno de los factores comunes en donde puede hacer este tipo de reestructuras es después de la falta del primer pago, pero también existen instituciones financieras a las que si les plantea su problema pueden reestructurar su deuda.

“Las deudas causan crisis en las personas y una reestructura le puede dar tranquilidad”, afirmó.

Detalló que la tasa de interés en su reestructuración depende del tipo de crédito que tenga, su cantidad adeudada, el plazo nuevo en el que lo pagará y la institución bancaria con la que tiene la deuda.

Aconsejó que cualquier acotación de su reestructura debe quedar por escrito y firmada por parte de ambas partes. Por otro lado, consideró que lo más importante es tomar conciencia de cuando adquiera un crédito o una tarjeta.

“No deje de pagar porque ello tiene implicaciones que terminarán costándole más, por ejemplo: cargos por cobranza, intereses moratorios, calificaciones negativas en Buró de Crédito, etcétera)”, destacó.

Afirmó que mientras no haga un ajuste a su presupuesto tiene la posibilidad de endeudarse con grandes cantidades de dinero.

En este contexto, Sofía Macías aconsejó que analice su situación financiera: puede ser que esté gastando de más en algunos aspectos de su vida o tal vez hizo mal su cálculo de pago para este crédito. Una vez que identifique la fuente del problema podrá atacarlo de frente.

LOS BENEFICIOS DE UNA OPORTUNA RECONSTRUCCIÓN

  • Tendrá la certeza de cuánto terminará pagando al final.
  • Evitará caer en mora.
  • No quedará registrado en el Buró de Crédito.
  • La calificación de su historial crediticio no será tan mala.
  • Conservará su buena imagen ante instituciones bancarias para futuros créditos.

SI YA CAYÓ EN MORA BUSQUE LA NEGOCIACIÓN

Si usted creyó que podría pagar sus deudas pero éstas ya lo llevaron a caer en mora, Juan Pablo Zorrilla, codirector general de Resuelve tu Deuda, aseguró que una solución es acercarse de inmediato con la institución financiera con el fin de buscar una solución.

Sin embargo, destacó, otra opción podría ser buscar la reestructuración de la deuda por medio de una reparadora de crédito, como Resuelve tu Deuda, pero recuerde que esto puede implicar un porcentaje extra por comisión de la reparadora.

ALGUNAS ALTERNATIVA PARA PAGAR SU DEUDA

Para que antes de caer en sobreendeudamiento resuelva sus problemas de deudas con instituciones financieras, conozca algunas alternativas de pago que puede emplear para evitar problemas financieros mayores.

Consolidación de deuda: En deudas con tarjetas de crédito puede juntar todos sus montos adeudados en un solo plástico. En ocasiones esta solución le puede ofrecer una tasa de interés preferencial.

Un nuevo crédito: Se trata de adquirir un nuevo crédito para pagar la deuda que en cierto momento podría ahorcar su bolsillo. Este método sólo es recomendable si con dicho financiamiento liquidará la deuda que quiere reestructurar; es importante que busque en este nuevo crédito las facilidades para que logre cumplir con los pagos. Éste no es recomendable cuando la deuda es hipotecaria o por parte de un autofinanciamiento.

Realizar un plan de pago: Esta alternativa sólo depende de usted. En caso de contar con varias deudas y que no pueda obtener una reestructuración, realice un reajuste a su presupuesto. Intente enfocándose primero en una, de preferencia la más pequeña (sin permitir que las otras crezcan) hasta liquidarla. Cuando esto suceda concéntrese en la segunda y así sucesivamente.

Reestructure su deuda: Existen -aunque pocas- instituciones bancarias que permiten que, en el momento en que usted contempla que no podrá realizar sus pagos en tiempo y forma por algunas eventualidades, se acerque con ellos y por medio de fundamentos realice una reestructuración de deuda.

Deuda
Haz clic en la imagen para ampliarla

CRÉDITO: 
Yael Córdova / El Economista